Fernando Rojas Gómez

Fernando Rojas Gómez

04
Junio

 

Líderes religiosos nos cuentan cómo la pandemia los obligó a reinventarse, para seguir en contacto con los fieles.

27
May

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) entregaron alimentos para cerca de 180 familias costarricenses afectadas por la crisis sanitaria. Los grupos de adultos mayores, discapacitados y aquellas familias que no sean partícipes de iniciativas de apoyo del Estado tendrán prioridad.


El Proyecto Banco de Alimentos llevó 60 cajas de yuca y plátano frescos a comunidades de residentes en los cantones costarricenses de Turrialba y Vázquez de Coronado, que han visto resentida su situación económica a causa de la pandemia del Covid-19.

La yuca y el plátano donados por ambas Instituciones fueron adicionados a paquetes con suplementos de aseo, enlatados y otros productos de primera necesidad que entregaron múltiples instituciones, empresas privadas y pobladores de estas comunidades.

Serán la Municipalidad e iglesias de diferentes religiones las encargadas de la entrega de estos insumos a cada familia.

“Hemos revisado a profundidad la información que nos hicieron llegar los interesados, para constatar que no sean beneficiaros de otros programas que impulsa el gobierno y que podamos hacer llegar a un mayor número de familias estas ayudas que tanto las necesitan”, dijo la Vice Alcaldesa de Vázquez de Coronado, Nidia Jiménez.

Los grupos de adultos mayores, discapacitados y aquellas familias que no sean partícipes de iniciativas de apoyo del Estado tendrán prioridad.

Las ayudas se entregarán al día siguiente de ser aceptado el formulario de solicitud de ayuda.

“En los campos vemos indicios muy prometedores en la próxima cosecha, que incluye frijoles y maíz, porque están siendo cultivados bajo altísimos estándares de calidad, en un lugar de excelencia y bajo el cuidado de especialistas en agricultura”, dijo Amanda Otero, representante de la Asociación de Proyección con la Comunidad del IICA.

“Hay gente de muy escasos recursos que la está pasando mal y debemos unirnos en función de los más débiles. La pandemia requiere de una respuesta de solidaridad, son estas buenas alianzas las que nos hacen más fuertes a todos”, dijo Carlos Jiménez, el cura párroco de San Isidro Labrador, Coronado; quién además es coincidentemente ingeniero agrónomo.

Debido a las medidas de distanciamiento social, la Iglesia Católica de la comunidad no ha podido recibir la totalidad de los aportes para un programa que alimenta a 125 familias vulnerables de la comunidad.

El banco de alimentos cuenta con el respaldo de las acciones de cooperación de los proyectos PROCAGICA y AGRO-INNOVA, que tienen como socio a la Unión Europea (UE), mediante los cuales se potenciará el proyecto en la finca experimental y comercial del IICA-CATIE.

Fuente: Gerencia de Comunicación Institucional

Asociación de Proyección con la Comunidad, IICA

 

IICA VERDURAS 1

El cura párroco Carlos Jiménez conversa con funcionarios del IICA y de la Municipalidad.

 

 IICA VERDURAS 2

Estos alimentos favorecerán a familias que no sean partícipes de iniciativas de apoyo del Estado.

 

24
May

Joven destaca en el deporte, es campeón nacional de natación y se siente bendecido.

 

24
May

Instituto Clodomiro Picado busca medicina contra este virus.