En recuerdo de la Niña Belén Featured

Written by 
Published in Nuestra gente

Alejandro González Jiménez

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

En estos días, después de un corto proceso de agonía nos deja la Niña Belén, ella ya se encuentra en la Patria Celestial gozando en los regazos del Señor, donde no hay dolor ni sufrimiento, donde se vive en paz. 

La Niña Belén laboró durante muchos años en la Escuela José Ana Marín, aunque nativa de San Isidro de Heredia lo cierto es que muchos la conocimos en esa escuela, adoptada desde siempre en este pueblo de Coronado; igual a muchos no nos dio clases, pero sí a hermanos y hermanas; en mi caso cinco de mis hermanos y hermanas tuvieron la oportunidad de efectuar parte de los años de primaria con ella.

Qué cosas se puede recordar, a cuántos les ayudó con su consejo y su amor de maestra, quizás como una segunda madre, a cuántos les enseñó a ver el mundo, a conocer parte de nuestra historia, a ser personas de bien. En estos días de su fallecimiento, una estimable y querida discípula de ella expresó que tuvo que hacer una disertación sobre un personaje del país, pánico escénico estuvo presente en ese momento, pero de no haberse vivido esa etapa no habría sido lo que es hoy, una gran profesional de nuestra comunidad y del país. Este es un ejemplo de las personas que pasaron por sus manos, por su consejo y su enseñanza, sin duda un eterno agradecimiento.

La escuela es el momento en que el niño o la niña empiezan a socializar más sus vivencias, a conocer más el mundo que los rodea, a empezar a aflojar la mano para escribir con los famosos palitos y bolitas, a multiplicar cuanto es 3x5 o 7x9, etc., ver el maravilloso mundo de los reinos vegetal, animal y mineral que se conocía, o los ríos y volcanes de Costa Rica, una etapa que requiere de ese amor y sensibilidad de la maestra o el maestro, en nuestra escuela igual a cantar “Hoy cantemos henchidos de gozo…” o las primeras jugadas futbolísticas o de atletismo. La Niña Belén deja en herencia todo ello impregnado en muchas familias de nuestro cantón.

Estos días cuando la Niña Belén se encamina hacia la Patria Celestial sin duda va a tener oportunidad de tertuliar con otras maestras o maestros de esta escuela; me viene a la memoria mi maestra la niña Socorro, la niña Yamileth Meza que falleció a muy temprana edad, la niña Luz, la niña Vera Peraldo, el maestro de música don Luis Vega, entre otros. Paz a sus restos y mi solidaridad para su esposo don Erving Alvarado, nuestro profesor de Artes Industriales en el Liceo de Coronado, y toda su familia. Que Dios los reconforte.

 

 NIÑA BELEN

Belén Carballo (la Niña Belén) y su esposo Erving Alvarado.

Read 28 times
Rate this item
(0 votes)

Categorias

Calendario

« August 2019 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31