La Iglesia y la crisis Featured

Written by 
Published in Opinion del director

La difícil situación que atraviesa un sector de la iglesia Católica en estos momentos impone un espacio de reflexión, para todos aquellos que profesamos esta religión, porque no podemos taparnos los ojos ante la realidad, pero sí asumir que aunque es muy grave lo que está sucediendo y lo que se está conociendo, eso tendrá que devenir en importantes y necesarias reformas, que al final de cuentas nos deberán fortalecer como Iglesia y como cristianos.

No es Dios el que está en el banquillo de los acusados, sino hombres de carne y hueso, quienes en algún momento asumieron la difícil tarea de mediar entre Dios y el hombre, de evangelizar, de llevar una buena nueva pero que fallaron estrepitosamente en su misión, y en lugar de hacer de sus vidas testimonio de una verdad, se sumaron a una farsa que ahora le hace un gran daño a su Iglesia.

En el mundo hay cientos de miles de sacerdotes, misioneros, monjas, muchos de los cuales realizan sus labores en condiciones extremas en alguna parte del planeta, en guerras, en campos de refugiados, en hospitales, orfanatos, centros de atención a enfermos con sida, etc., de ellos nadie habla, pero igual, esos sacerdotes con vocación no hacen lo que hacen para salir en las páginas de un periódico, ni en los telenoticieros, en donde de por sí, no son considerados noticia. Esa es una realidad e incluso podemos poner un ejemplo en nuestra parroquia: ¿Quién habla de un sacerdote de la talla de Eliécer Figueroa, ya fallecido, y de su labor y legado espiritual en Coronado? Es más fácil hablar del cura que destituyeron tras el robo a la iglesia, o del que ahora está cuestionado por pedofilia. Mea culpa, pero es una realidad.

Con lo anterior no pretendo excusar lo inexcusable, solo dar un punto de vista. No me cabe duda de que es indispensable que las fiscalías y los principales representantes de la iglesia Católica, en nuestro país, y en el mundo, asuman estas situaciones con todo el rigor que merecen, y principalmente esta última, porque no se puede predicar que “la verdad os hará libres” si se ocultan las verdades. Y es que, sin lugar a dudas, considero que el gran error de la iglesia Católica ha sido el trato interno o silencioso que les ha dado a situaciones en las que se impone cero tolerancia, total transparencia y un actuar inmediato. Quien no predica con su ejemplo NO puede asumir la dirección espiritual de una comunidad.

Este tema da para mucho y no me interesa hacer comparaciones con lo que pueda suceder en otras religiones o grupos, porque lo que debemos entender los católicos y en general los cristianos, es la necesidad de fortalecernos, agruparnos, pero a la vez abrir los ojos en un mundo lleno de imperfecciones, empezando por las nuestras, para ser vigilantes celadores de nuestro más preciado tesoro: la Fe.

Creo firmemente que más allá de lo que suceda en el ámbito religioso mundial, dirigido por hombres de carne y hueso, lo cierto es que la relación entre Dios y el ser humano siempre será un acto completamente individual; eres tú y Él, y si crees en que tendrás que darle cuentas después de la muerte, ten por seguro que a Dios no le interesará la lista de chismes que lleves sobre los otros.

Aclaro que con esta columna no me interesa polemizar con personas de otras religiones, ateos u otros; primero no soy ningún ejemplo de religioso practicante y puede ser que esté equivocado, pero es lo que pienso y más que armar polémica, me daría por satisfecho si nos sirve para reflexionar individualmente sobre cuál es nuestra propia situación y posición, en el mundo de la FE.

Read 225 times
Rate this item
(0 votes)

Categorias

Calendario

« August 2019 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31