"Nadie perderá su dinero" Featured

Written by 
Published in Lo último

Dueños del Camposanto El Labrador explican la situación que enfrenta este proyecto.

 

Temor a perder su dinero, enojo por no recuperarlo rápido y confusión por no saber cómo está la situación real, son parte de las reacciones que han mostrado algunas de las personas que invirtieron comprando nichos en el Camposanto El Labrador, proyecto que cinco años después de haber iniciado con la venta de los espacios, para muchos aún no da señas claras de que se vaya a realizar.

 

Para aclarar las dudas que circulan, contactamos a dos de los principales socios en este proyecto, Luis Rodríguez y Miguel Alfaro, quienes contestaron nuestras interrogantes.

¿Cuál es la situación real que atraviesa este proyecto, que no tiene signos de arranque, lo que preocupa a mucha gente que invirtió su dinero y que ahora exigen que se les devuelva? 

En el aspecto legal, le puedo decir que Setena aprobó el proyecto desde el 17 de enero pasado. No nos aprobaron todos los espacios que nosotros pretendíamos, que eran más de cinco mil. Lo que nos dicen es que podemos hacer 4.300 espacios para 8.600 cuerpos.

¿Entonces cuál es la realidad del proyecto en este momento?

Al tener ya la viabilidad ambiental, ahora estamos en la parte de obtener la autorización del Ministerio de Salud, para construir el camposanto, porque es a ellos que les corresponde eso, y de conseguir el dinero para terminar con la etapa final de este proyecto.

¿Entonces originalmente cuando ustedes montaron este proyecto, no tenían el dinero total para desarrollarlo?

Este proyecto ha topado con varios problemas. Los cementerios son proyectos de alta vulnerabilidad y por lo tanto tienen que ir a Senara (Servicio Nacional de Aguas Subterráneas, Riego y Avenamiento). En el nuestro había dos nacientes intermitentes, como se manifestó en la carta de la dirección de aguas, pero nos mandaron a Senara y ahí comenzó un calvario que ya tiene cinco años y donde hemos tenido que invertir muchos millones de colones en estudios. Por ejemplo,  hubo que hacer un estudio hidrogeológico para Senara, que costó como 80 mil dólares y ese demostró que el proyecto era viable, aunque dejó una zona de restricción en la que podemos construir, pero no podemos enterrar. Podemos hacer si quisiéramos apartamentos. Figúrese usted que según Guillermo Matamoros de Senara, que en ese espacio que ellos dejaron de restricción, no se garantiza que no haya contaminación de un cuerpo, ni aunque usted eche el féretro en una caja fuerte, porque dice que puede haber una contingencia, se abre y produce contaminación. Increíble, pero no nos queda más que aceptar cosas como esa. Los ataúdes van en cajas de ferroconcreto selladas y eso no produce ninguna contaminación, y aun así, gente que sabe, profesionales, nos dijeron que en caso de una eventualidad, duraría 60 años una contaminación para llegar al manto acuífero. Nos han hecho gastar millones de millones, pero aun así, con los espacios que nos aprobaron salimos.

¿De cuánta gente estamos hablando, que ha pagado su espacio y se encuentra en la situación de incertidumbre, en este momento? 

Actualmente hay comprometidos 330 espacios, de los cuales 90 son los que han pagado en forma total; hasta el momento se han devuelto como ¢60 millones y hay por devolver ¢90 millones.

Nosotros tenemos interés en devolverles a todos los que lo pidan, porque se sabe que lo que se compra en preventa es mucho más barato, y ahora con los permisos, cuando se inicie el proyecto vamos a vender más caro, no menos de dos millones o dos millones y medio de colones. No obstante, por todo lo sucedido paramos la venta por decisión de los socios, ya que no vamos a estar recibiendo dineros para devolver.

¿Cómo piensan obtener el dinero para devolverlo a sus clientes y continuar el proyecto?

Tenemos varias opciones prontas a concretarse. Una es un crédito que hemos solicitado a la banca de desarrollo del BCR (Banco de Costa Rica). Hemos hablado con la mayoría de nuestros clientes, se les ha dicho que eso durará entre dos a tres meses, pero incluso tenemos un plan B, con una gente que nos quiere financiar, a partir de los permisos de Setena y de la viabilidad ambiental lo que ahora sí, hace atractivo este proyecto. Si se concreta esta opción en un plazo menor estaríamos devolviéndole el dinero al que no quiera seguir en el proyecto. Lo que sí puedo garantizarle en esta entrevista es que con nosotros nadie va a perder su dinero.

Le soy franco, los contratos ni siquiera fueron firmados por nosotros, pero vamos a poner la cara porque es una cuestión de familia, no queremos que hablen mal de la familia. La tabla del 2 es muy sencilla. Nosotros tenemos 33 mil metros de tierra, tenemos 4.300 nichos autorizados y los vendidos son 90 que no es ni un 10% de las tierras.

¿Consideran ustedes que su proyecto y el de la bomba, los “satanizaron”, o son más los problemas que presentan esos terrenos para desarrollar los proyectos que ustedes pretenden?

Nosotros creemos que sí lo “satanizaron”. Lo de la bomba, personalmente, consideramos que hubo un error garrafal por parte del desarrollador. Cuando se vendió el terreno se le habían bajado más de dos metros, el señor (el que está llevando a cabo el proyecto) vino y bajó más de tres metros para quedar a nivel de la calle. ¿Cuánta tierra se fue? Y aparte de eso perforó cinco metros para meter los tanques, lógicamente que iba a encontrar agua.

Han querido vincular que Carlos Rodríguez, exregidor municipal y presidente del Partido Palabra, está detrás de estos proyectos, pero no tiene nada que ver, él solamente es casado con una prima de nosotros. Lo de ellos es donde está la feria y la salida de ellos es por la urbanización Tibolí.

Ahora, lo que a uno lo hace pensar es que yo he visto en El Coronadeño denuncias de contaminación en los ríos y en zonas donde se supone que hay nacientes, pero ahí usted no ve a los ambientalistas defendiendo eso, pero con nosotros ha sido diferente.

¿Más allá de los estudios, algunos ambientalistas expresan que el Plan Regulador del cantón no permite la construcción de un camposanto o cementerio en ese lugar?

Hay varios aspectos con respecto a eso. ¿Qué tiene más peso, lo que dice el Plan Regulador o los estudios ambientales? Para mí tiene más peso un estudio ambiental, que un plan regulador que se debió revisar hace 13 años. Además los mismos ingenieros de la Municipalidad han expresado una y otra vez que el tema servicios abarca un camposanto. Nosotros tenemos el uso de suelo. A la bomba en su oportunidad se lo dieron y ahora van a tener o mejor dicho vamos a tener que pagar los coronadeños, millones en indemnización si no se realiza ese proyecto.

Repito. Estamos hablando de un Plan Regulador que debió actualizarse hace 13 años, que fue creado hace 19 años y que sigue ahí con todas sus virtudes y defectos sin ser revisado.

Se ha dicho más de una vez,  y ustedes en entrevistas con los ingenieros municipales lo han sacado, que situaciones como, por ejemplo, que cuando se hizo el Plan Regulador no existían los videos de alquiler de películas, entonces, si nos acogemos al documento, no se podría darles el permiso y la patente, porque específicamente no se menciona ese nombre. Y así igual con otro tipo de negocios. Eso no puede ser, pero nos lo quieren aplicar a nosotros.

Yo me pregunto: ¿Qué daño va a hacer la bomba ahí? Cuanto otras están encima de una acequia o a la par del río Virilla. ¿Nos preguntamos qué daño hace un camposanto en el cantón, cuando más bien viene a solucionar un problema? Todos sabemos que el cementerio ya no da abasto. La opción que ofrecemos de camposanto les quedaría cómoda a todas las personas que ahora tienen que ir a buscar cementerios a otras partes, para enterrar a sus seres queridos.

Ustedes pueden asegurar que ningún inversionista va a perder su dinero acá. ¿Comprometen sus nombres?

Sí, eso nunca se dará porque los terrenos son de nosotros y en un caso extremo se venderían. Lo que pasa es que la gente quiere la plata ya, pero solo les pedimos un poquito más de paciencia. Nadie ha perdido más dinero que nosotros mismos en esto, por las trabas que nos han puesto, pero seguimos adelante porque nuestra intención es desarrollar este proyecto.

Lo que la gente tiene que ver es que ahí se pueden construir hasta urbanizaciones. ¿Es eso lo que quieren? ¿Más casas de 180 metros con 8 metros de frente? ¿Acaso eso no dañaría más?

Repito que nosotros hemos invertido muchísimo dinero en estudios para demostrar que sí es viable hacer este proyecto. Esperamos muy pronto darles  buenas noticias a nuestros clientes y si aceptamos esta entrevista es porque estamos dándoles la cara y asegurándoles que de una u otra forma, no van a perder el dinero que invirtieron.

 

camposanto l

 

 

CAMPOSANTO

Luis Rodríguez (izquierda) y Miguel Alfaro, dos de los principales socios del Proyecto Camposanto El Labrador.

Read 1337 times
Rate this item
(0 votes)

Categorias

Calendario

« November 2019 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30