Adiós Cristóbal, amigo Featured

Written by 
Published in Actualidad

El pasado 7 de setiembre falleció Cristóbal Barboza Murillo, un hombre muy conocido y popular en nuestro cantón por su carácter afable, su don de gentes y su disposición siempre a ayudar y colaborar con causas nobles. 

Tobal, como le decíamos sus amigos, empezó en el mundo de las carnes hace más de 35 años cuando trabajó vendiendo carne en las diferentes carnicerías del cantón, lo que le permitió ir conociendo el negocio. Luego, con un préstamo que solicitó por ¢150 mil colones adquirió un carro y se dedicó a comprar carne de cerdo en Alajuela, que venía a vender en las carnicerías de la zona y su negocio fue creciendo.

Fue así como nació Carnes Porquis, ubicada diagonal al salón el Pará, en San Antonio, y que abrió sus puertas hace 30 años cuando un amigo de Cristóbal le alquiló una parte de la casa que había entonces en ese punto, y que tiempo después se la vendió en ¢4 millones, con lo que se amplió esta carnicería, que desde entonces se convirtió en un punto de referencia y una de las mejores de nuestro cantón.

Con el tiempo, Cristóbal se metió en otros negocios como abrir una planta carretera hacia Guadalupe, donde empezó a desarmar cerdo. Posteriormente la pasó a Calle Blancos, donde también se puso una embutidora, negocio en que no tuvo tan buenos resultados, por lo que regresó al cantón para poner una planta en San Antonio y luego la pasó y convirtió en una más grande cerca de la entrada hacia la Coopecoronado, la que finalmente vendió.

A sus 64 años de edad, Cristóbal Barboza dejó este mundo luego de una larga lucha contra un cáncer que lo fue consumiendo poco a poco, hasta que al final logró ganarle la partida. De parte del periódico El Coronadeño, siempre estaremos agradecidos porque fue uno de los principales brazos de apoyo que tuvimos cuando iniciamos este medio, hace 23 años, y se mantuvo con nosotros durante dos décadas. Gracias, amigo, que Dios reciba tu alma y ojalá podamos encontrarnos algún día en la llamada Patria Celestial.

A Cristóbal le sobreviven su esposa, Elieth Jara, y sus hijos, Andrey y Carlos Mario Barboza Jara, a quienes les damos nuestro más sentido pésame.

 

 

 

 

Cristóbal Barboza Murillo, descanse en paz.

Read 209 times
Rate this item
(0 votes)

Toyopan

Isidreño