Martirio estudiantil Featured

Written by 
Published in Actualidad

Centros educativos en Las Nubes afrontan problemas de acceso por empedrado y falta de aceras. 

Monte, en lugar de aceras; piedras, en lugar de calle, y vehículos en la vía, eso es lo que tienen que afrontar estudiantes, padres de familia y docentes de a pie de la escuela y el colegio de Las Nubes, a falta de una calle asfaltada y con aceras en las orillas para poder hacer un recorrido normal.

Si bien fue una gran noticia a finales del 2019 la construcción de la nueva escuela y colegio, con modernas instalaciones, en esa localidad, lo cierto es que siempre los detalles pesan, y en este caso son las incomodidades que viven niños, jóvenes, adultos, adultos mayores, mujeres embarazadas, niños en silla de ruedas o con discapacidades que a diario deben enfrentar este empedrado, sin aceras y por el que transitan vehículos que obligan a los peatones a meterse en las orillas llenas de monte. Mientras tanto, la Municipalidad y el Ministerio de Educación discrepan en cuanto a qué  institución le corresponde actuar en este caso.

 

Soluciones

 Karina Barrantes, directora de la escuela de Las Nubes, desde febrero del 2020, asegura que llevan tiempo insistiendo en que hagan las aceras. “Tenemos cuatro estudiantes, dos en silla de ruedas y  los otros con discapacidades múltiples, que es lo que más nos preocupa. Con la modalidad de virtualidad y presencialidad ellos no están viniendo, pero en algún momento tendrán que hacerlo y lo ideal es que para entonces estuviese resuelto este problema de acceso, al centro educativo”.

Karina asegura que hay madres o padres que tienen que alzar al niño y cargar la silla de ruedas o coches y atravesar el empedrado, sin acceso a la acera porque no existe, y si vienen carros tiene que subirse en el monte. Además, esta escuela tiene 148 alumnos, muchos de los cuales llegan en compañía  de sus abuelos y mujeres embarazadas, y se conocen casos de quienes se han caído en el empedrado.

“Estoy segura de que si esto no lo arreglan ahora, cuando estén todos tiempo completo en la escuela será de locos”.

Para Karina, la prioridad es la acera, aunque si se pudiera asfaltar la calle sería bueno; no obstante, se dice que dicho empedrado está en estudio para declararlo patrimonio nacional, algo en que pareciese no estar de acuerdo muchos peatones y conductores que pasan por ahí, y que consideran ese tramo como un verdadero “calvario”, pero que también es apoyado por otro tanto de gente que considera el empedrado como una herencia histórica de nuestros antepasados.

 

En la Muni

En la sesión municipal del pasado 12 de abril, el Concejo trasladó este caso a la Junta Vial, se habló incluso de una carta que se envió a la ministra de Educación, Giselle Cruz, para que interviniera y ayudara a detener lo del patrimonio.

Consultado el alcalde Rolando Méndez, quien también funge como el director de la Unidad Técnica Vial,  explicó que parte de esas aceras por el empedrado le corresponden al Ministerio de Educación (MEP), y está entre los 200 metros de aceras que dicha institución no hizo cuando se construyó el proyecto, que abarca escuela y colegio (ver gráfico).

“Nuestro departamento de Ingeniería va a notificar al MEP en una acción que prevé multas si no cumplen”. También destacó Méndez que está el problema de que el tramo del empedrado está en proceso de declaratoria de patrimonio. Agregó que entiende la preocupación de la directora, pero que el promotor de ese proyecto fue el MEP: “¿Qué  pasó con el estudio socioambiental, del entorno, les preocupó si la gente iba a tener problemas de acceso, averiguaron qué pasaba con ese empedrado, si se podía asfaltar o simplemente llegaron, compraron la finca, construyeron y entregaron el proyecto con todo el impacto y todas las consecuencias que ahora estamos viviendo?”  Y agregó que la población le reclama a la Municipalidad que ni  siquiera fue tomada en cuenta por los funcionarios del MEP. Recuerda que solo hubo una sesión extraordinaria en el colegio Otto Silesky, cuando ya estaba en construcción el proyecto, donde la comunidad llegó a quejarse de la forma un poco atropellada en que el MEP incursionó sin tomar opinión de ellos.

El alcalde reconoció que aun haciendo las aceras que le faltan al MEP, faltaría más acera, porque desde la entrada de Las Nubes hacia esa zona, incluida una parte del empedrado, no existen, pero dijo que “es algo que se tendrá que hacer, notificar a los propietarios de las propiedades involucradas, porque es una zona rural a la que se le está inyectando desarrollo urbano”.

Consultado sobre las gestiones que ha hecho la Municipalidad con el MEP, respondió que “le hemos escrito y dicho a la Ministra que haga las aceras, que eso está incompleto, y ni siquiera se ha molestado en darnos una respuesta o delegar en algún funcionario que nos busque y nos pregunte qué  es lo que pasa”.

 

El MEP

 En el MEP, Carlos Rodríguez, director de la Unidad Supervisora del Fideicomiso, dinero con el que se construyeron la escuela y el colegio, expresó que “dentro del proceso constructivo que nosotros tenemos que realizar no nos corresponde ninguna acera”, según él, primero por ser un centro educativo y segundo porque la misma Municipalidad les ha dicho que ese empedrado no se puede tocar por lo del patrimonio.

Pese a que se le indicó que en la Municipalidad dicen que en el MEP ni siquiera han respondido las peticiones de que construyan las aceras, el funcionario aseguró que las juntas administrativas y de educación de ambos centros educativos están en conversaciones avanzadas con el ente municipal.

Se le consultó a Elena Martínez, presidenta de la Junta de Educación de la escuela de Las Nubes, y dijo que han estado en conversaciones, en el MEP, con la gente del fideicomiso que son los responsables de las construcciones, y en la Municipalidad con algunos regidores, y señala que después de la Semana Santa pasada “nos ofrecieron mover cielo y tierra para que se haga esto”,  además dice que la Junta le mandó una carta al alcalde. “Ellos siempre han estado anuentes a ayudarnos, pero nunca se concreta nada”.

Para Martínez, sería idóneo que el MEP y la Municipalidad se pusieran pronto de acuerdo para buscar una solución a este problema.

 

Subir por acá, sobre todo a alumnos que utilizan silla de ruedas, es un verdadero martirio para ellos y sus acompañantes.

 

 

Pasar por acá en las horas pico de entrada o salida de estudiantes, es todo un caos.

 

 

(CROQUIS NUBES)

Así está el asunto

Arriba a la izquierda, la línea roja es toda la propiedad que le pertenece al MEP.

Abajo, en los dos primeros cuadros (acera sin construir), en la esquina inferior izquierda, en el segundo cuadro se ve un pedacito de acera y el resto sin construir, luego un pedazo de calle asfaltada y sigue el empedrado, que es lo que se ve en el primer cuadro en el que viene bajando un auto. De ese pedacito de acera faltan 130 metros por construir, que cubre ese poco de asfalto y todo el resto del empedrado para abajo.

Las dos líneas en blanco en este croquis es lo que el MEP ha construido en aceras en este proyecto que, tomando en cuenta ambas construcciones, costó un poco más de 7,5 millones de dólares.

Volviendo a la primera foto abajo a la izquierda se notan los problemas de topografía. Ahí está el canal abierto donde bajan las aguas, pero se dice que eso tampoco se puede tocar frente al empedrado, porque ese canal está hecho en piedra, y de ahí para dentro ver la altura en la que están los terrenos. Siempre abajo al centro ver la foto con la tela verde, ese terreno supuestamente estaba como el que acabamos de mencionar del empedrado (por donde viene bajando el carro). Los constructores hicieron un corte al terreno, un talud, y pusieron esa tela para que la tierra no caiga sobre la acera. Ese, según el alcalde, es el modelo para seguir en la parte del empedrado.  “Hay que bajar la tierra, poner la acera a nivel de la calzada del empedrado como se ve en la foto de la derecha, y eso le corresponde al dueño del lote, y hacer un diseño geométrico para que las aceras hechas por los diferentes dueños de las propiedades, conecten una con otra, debido a la topografía del lugar”.

 

La nueva ley de aceras

La ley 9976 aprobada el pasado 17 de marzo y publicada en La Gaceta el 9 de abril, tiene como objeto establecer las bases del marco jurídico que regula las aceras y las vías peatonales, priorizando la movilización de las personas de forma segura, ágil, accesible e inclusiva, a través del fortalecimiento de la autonomía municipal que dicta el artículo 169 de la Constitución. Esta ley descarga sobre las municipalidades la obligación de hacer las aceras de los cantones, si los dueños de las propiedades se niegan a hacerlo, cobrándoles después el servicio.

En sus transitorios se da un plazo entre 18 y 24 meses a las municipalidades para elaborar, introducir y aprobar los planes cantonales de movilidad sostenible en sus cantones. Además, señala que el MOPT tendrá un plazo de 18 meses para elaborar un plan nacional de movilidad peatonal.

Las municipalidades deberán crear un fondo para hacerles frente a las inversiones que deberán hacer para cumplir con esta ley, y también reglamentar la forma cómo se va a actuar.

“El legislador genera una expectativa pero no está dimensionando variables como el poder cumplir con la ley 7600, frente a condiciones topográficas de un cantón como el nuestro que es sumamente quebrado, o no considera variables como la parte del financiamiento económico que ninguna municipalidad tiene ese fondo constituido y hay que crear un fondo económico para poder financiar estos corredores peatonales. Esto podría ser quitarle plata a lo que ya de por sí está comprometido, o sea desvestir un santo para vestir otro”, expresó el alcalde Rolando Méndez.

Para Méndez, será fundamental la creación de un reglamento como una forma de regular esto, para establecer cómo se cobra.

“Se generó una expectativa, pero lo cierto es que primero las  municipalidades deben procurar que los dueños de las propiedades hagan sus propias aceras, y evaluar en qué casos se aplica esta ley; apenas andamos asumiendo el análisis, la creación del fondo económico, la reglamentación de los cobros, y las fricciones que puede generar esa normativa”.

Consultado sobre la gran cantidad de aceras mal hechas que hay en el cantón, expresó que ese es otro tema para tomar en cuenta porque nuestro cantón no se presta para la construcción lineal de aceras por la gran cantidad de irregularidades topográficas que hay. “Hay aceras con rampas peatonales, rampas para entrar en las cocheras de las casas que invaden la acera, no hay forma de que exista una acera continua, postes atravesados, cajas de registro de alcantarillado, canales abiertos de tubería pluvial, cercas o tapias salidas, otras más adentro, o sea ¿cuál es la línea de acera? Si todo fuera como Guanacaste, que en su mayoría es plano, no habría problema, porque todas las aceras se conectarían”.

Sobre este tema en una de las sesiones municipales, Fernando Gutiérrez, presidente del Concejo, criticó que la Asamblea “hace la ley pero no da el recurso”, y dijo que “esto de hacerles las aceras se puede convertir en un negocio, que hay que valorar, porque muchas veces lo que se está haciendo es un crédito a largo plazo, con una tasa baja”, lo cual sería un buen negocio para muchos. 

Para la regidora Johana Jiménez, se deben establecer alianzas para concientizar a la población con esta ley, para motivar a la ciudadanía de que la ley está, pero que no debemos ayudarnos con el consorcio municipal, porque no puede ser todo responsabilidad de una sola parte.

Read 108 times
Rate this item
(0 votes)
More in this category: « Empeño y talento

Toyopan

Isidreño