Amor de padre Featured

Written by 
Published in Actualidad

En la UCI Neonatal del Calderón Guardia, padres visitan a sus bebés para darles apoyo de diversas maneras. El coronadeño Manfred Esquivel es uno de ellos. 

Rita Henry Astúa 

El Coronadeño Hoy

 

Entre llantos, máquinas y equipos de soporte que representan la vida de muchos pequeños luchadores, encontramos a cinco padres fervientes, visitando a sus hijos en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del hospital Rafael Ángel Calderón Guardia.

Cada uno desde su espacio y a su manera demostraban el enorme amor que les tienen a sus bebés recién nacidos que por diversas circunstancias de la vida están internados para mejorar su estado de salud, algunos saludándolos en una incubadora, otros llamándolos por su nombre, algunos consolándolos con dulces palabras y caricias o dándoles calor sobre su pecho como el gesto más grande de amor que le pueda dar un padre a un hijo.

Uno de ellos es don Manfred Esquivel Alfaro, de 29 años, quien estuvo cangureando a su bebé Lucian Isaac de veinticuatro días de nacido desde las 8 a.m. hasta las 12:30 del día.

Este padre de cuatro hijos, y vecino de Coronado, no deja pasar la oportunidad de turnarse junto a su esposa la visita a su hijo todos los días, para que sienta su presencia y amor durante su estadía en el hospital, mientras gana peso y aprende a succionar la lechita de su mamá.

Don Manfred, como parte importante para el desarrollo de la salud de su bebé, coloca al recién nacido en su pecho para darle calor, sienta los latidos de su corazón y la cercanía con el amor.

Según los especialistas, esta metodología es una técnica de atención del  recién nacido cuando tienen bajo peso al nacer o prematuridad, la técnica se basa en el contacto piel a piel entre la madre o el padre y el bebé; este proceso cubre eficazmente las necesidades de los neonatos en calor, alimentación, ya que la cercanía ayuda a la succión de la leche, protección contra infecciones, estimulación, seguridad y amor.

Luego de cuatro horas en la misma posición con su bebé que se veía muy cómodo entre los brazos de este amoroso papá, el personal de enfermería lo asiste para que el pequeño luchador vuelva a la incubadora; atento el padre miraba cómo  su hijo era colocado de nuevo en el cómodo espacio de resguardo. Con los brazos y el cuerpo cansado pero la mirada alegre por el momento vivido, don Manfred comentó que esta es una hermosa oportunidad pues significa mucho ser papá, “la experiencia es hermosa, tener hijos me cambió la vida, si me ofrecieran poder decidir volvería a pedir ser papá”.

Así como este papá, muchos padres pasan sus días en las salas del servicio de Cuidado Intensivo Neonatal entre personal abnegado que todos los días les da la mejor atención para que pronto estén en casa con sus familiares y amigos.

Autoridades hospitalarias comentaron que “cientos de papás han estado en este servicio, por lo que con el ejemplo de don Manfred queremos enviarles un saludo a todos los papás, estamos con ustedes”.

 

*Artículo de Rita Henry Astúa, del área de prensa de la CCSS.

 

 

Read 57 times
Rate this item
(0 votes)

Toyopan

Isidreño