Fernando Rojas Gómez

Fernando Rojas Gómez

03
Septiembre

El hospital Rafael Ángel Calderón Guardia amplió sus horarios para recibir donantes de sangre. El centro atenderá de lunes a jueves de 6.30 a.m. a 6.00 p.m., viernes de 6.30 a.m. a 5.00 p.m. y sábados de 6.30 a.m. a 2.00 p.m

02
Septiembre

Coronado se despide de un bastión de la educación, en nuestro cantón. 


 

El pasado 25 de junio le dijo adiós a este mundo una persona de incuestionable cepa coronadeña, cuya vida se enfocó en la educación en nuestro cantón, siendo ella personaje principal en muchos de los logros educativos que durante el siglo pasado experimentó Coronado.

Se trata de Amadita Rojas de Malavassi, quien junto a un grupo de educadores anónimos y personajes de nuestro pueblo, establecieron las bases educativas en un cantón que hoy tiene decenas de escuelas públicas y privadas y hasta una universidad.

Amadita nos dejó a sus 93 años de edad y con una trayectoria a la que le sobraron requisitos para que en abril del 2016, la Municipalidad de Coronado la declarara “Hija Predilecta de Nuestro Cantón”, en una noche llena de emociones encontradas y lluvias de elogios, en un reconocimiento que a todas luces se había tardado. Compartió esa noche honores con otro histórico de nuestro cantón, don Luis Vega, maestro de música que estuvo con ella mucho tiempo en la escuela José Ana Marín, de la que Amadita fue directora durante tres décadas.

 

Gran trayectoria

Amadita nació en San Pedro de Coronado, en enero de 1927, en una época en la que la José Ana era la única escuela del cantón, en ese entonces ubicada al costado sur del parque de Coronado. Luego hizo sus estudios de secundaria en el Liceo de Señoritas, para graduarse posteriormente en el año 1947 en la Universidad de Costa Rica, como Profesora de Enseñanza Primaria. Poco tiempo después de su graduación, Amadita regresaba ya como maestra a la escuela donde había cursado su educación primaria y donde sus dotes como docente la impulsaron a asumir, en 1953, el puesto de directora.

“Recibí una escuelita de pueblo que tenía muchos problemas. Teníamos estudiantes descalzos que no podían comprar uniformes o sus materiales escolares”, nos dijo la niña Amadita, en una entrevista en aquella ocasión.

El empeño de aquella mujer y su decisiva actitud en procura de alcanzar sus metas hizo que, mediante un trabajo en conjunto de la comunidad y la Escuela con el aporte de instituciones estatales y Municipalidad, obtuviesen un terreno durante la administración de Mario Echandi en 1960, y ahí se construyó la nueva escuela con todas las comodidades para trabajar.

De aquella época, la niña Amadita nos habló del apoyo de personas como Víctor Quesada, Cornelio Zúñiga, Tista Quirós, Carlos Quesada y las hermanas Isabel, Flora y Virginia Alvarado, quienes desde diferentes frentes, aportaron para el desarrollo y crecimiento de esta Escuela.

Con el paso de los años, nuestro cantón requirió de un colegio y la niña Amadita junto a la Junta de Educación de aquel entonces, vecinos y padres de familia con ayuda de la Municipalidad se organizaron detrás de este objetivo, que terminó con la creación del Liceo de Coronado.

En la década de los 80 y ya con doña Amadita pensionada, la familia de ella incursionó en el campo de la educación privada, cuando el crecimiento de la población escolar había generado una profunda crisis en la educación pública. Ella apoya a su hija Florisa Malavassi y sus dos nueras Tatiana Álvarez y Connie Salazar, en la apertura de la escuela Amadita, que inició en 1986, y ocho años después, en 1994, los Malavassi hacían realidad un sueño de don Enrique, esposo y padre ya fallecido en 1992, de abrir una secundaria dando paso al nacimiento del colegio EMVA.

Así las cosas, Amadita fallece a sus 93 años de edad con un historial de 68 años de estar ligada a la educación en Coronado y de haber participado en el desarrollo institucional de cuatro de sus instituciones educativas públicas y privadas. Su pasión por la educación fue tal que dejó de ejercer su profesión hasta los 87 años de edad. Su imagen cuelga en la Sala de Sesiones de la Municipalidad al lado de nuestro recordado Rigo “El Zapatero”.

Amadita deja como legado cinco hijos, diez nietos, nueve bisnietos. Sin lugar a dudas, ella dejó huella y una historia en cada uno de los que fueron sus estudiantes, algunos que están y otros que ya partieron y que ella dice que nunca los olvidó aunque pasara el tiempo.

*Se tomaron datos de la entrevista de Luis Rojas 2016 e Ivannia Herrera 2019 a doña Amadita Rojas.

 

 

 AMADITA 1

Foto Maite Malavassi

La “Niña” Amadita Rojas de Malavassi dejó una huella imborrable en la historia de la educación, en nuestro cantón.

 

 

 AMADITA HIJA PREDILECTA

Ella se mostró muy feliz la noche en que el Concejo Municipal la nombró “Hija Predilecta” de nuestro cantón.

 

 

 AMADITA LACITOS

Debido a la pandemia, la niña Amadita no recibió la despedida que merecía. En el portón de la Amadita Primary School muchos dejaron un lacito en señal de que “Tita” Amadita marcó su vida de alguna forma.

 

De nuestro Facebook

A continuación escogimos 7 de los 265 comentarios que dejaron en nuestro Facebook las personas que conocieron a la niña Amadita. A través de este medio, más de mil personas mostraron su reacción por la muerte de esta dama, lo que demuestra lo querida y respetada que era ella en nuestro cantón.

 

Jessica Gerwatowski

Muy lamentable noticia. Un ser humano único, con el don de servir y ayudar a toda persona que ella tuviera a su alcance. Un corazón de oro que puedo decir no haber conocido otro igual. Mis respetos y mis condolencias a toda la familia Malavassi Rojas. Descanse en paz! Fortaleza y resignación para la familia por esa gran pérdida. Un abrazo solidario a todos.

 

Johnny Soto Zúñiga

Mis sentidas condolencias a toda la familia Malavassi Rojas por el sensible fallecimiento de doña Amadita, una gran mujer educadora de lo más querida del cantón. Su aporte a la educación de muchas generaciones de estudiantes deja una huella imborrable y desde el Cielo, como señala Mónica, nos va a enviar sus bendiciones tanto a su familia como a todos de su querido Vázquez de Coronado. Un abrazo solidario a todos sus hijos, nietos y bisnietos.

 

Maye Zúñiga

Q.E.P.D. doña Amadita un excelente ser humano. Cuántos bellos recuerdos dejó, cuando era la Directora y maestra de la José Ana Marín. Fuiste y seguirás en mi mente y corazón como mi niña. Mucha fortaleza a su estimada y querida familia por este gran dolor que están pasando.

 

Vanessa Muñoz Ruiz

Doña Amadita además está entre los gestores que dieron inicio al proyecto de nuestro querido Liceo de Coronado. En paz descanse doña Amadita, siempre se le recordará por ser una educadora de excelencia y una persona intachable. Condolencias a toda la familia Malavassi.

 

Eva Del Valle

Descanse en paz, niña Amadita.

Siempre con una gran sonrisa para aquellos chiquillos descalzos que llegábamos a la José Ana Marín antes de la 7 de la mañana.

Gracias, nos enseñó a ser buenos ciudadanos.

Descanse en paz, niña.

 

Maritza Rodríguez

Cuánto me hubiera gustado ver la Iglesia totalmente llena de todas las personas que queremos a esta GRAN SEÑORA, pero por la situación que vivimos no lo podemos hacer.

Le mando un abrazo de condolencias a toda su familia.

 

Gilbert Alvarado R.

De parte de la familia Alvarado Rojas, nuestras condolencias y fortaleza a la familia; los tres fuimos alumnos de la Escuela José Ana Marín, siendo ella la directora de ese centro educativo. De parte de mi señora Ana I., mis hermanos Olga, Carlos y mía mis respetos hacia la niña Amadita. Dios la tiene gozando de la vida eterna.

02
Septiembre

Morir de Covid o morir de hambre, esa es la frase más popular y cruda en estos momentos en nuestro país, debido a la pandemia.

02
Septiembre

A pocos días de cumplirse los seis meses desde que se dio el primer caso de Covid 19 en nuestro país, la incertidumbre sigue reinando en nuestras vidas ante un virus que ha afectado y cambiado al mundo, pero cuyo impacto ha sido diferente para unas y otras personas, y que pone frente a frente dos de los factores más importantes para el ser humano: la salud y la economía.