Fernando Rojas Gómez

Fernando Rojas Gómez

04
Enero

Juzgado rechazó caso en casación y ahora solo queda negociar la ejecución de la pena. 

04
Enero

 

Hasta los celos, nos dice doña Ema que acaba de cumplir 66 años de estar casada con don Juan José. 

04
Enero

 

AyA anuncia que deben irse preparando porque la conexión costaría cientos de miles de colones o más, y ya viene la última etapa del proyecto.

  

Para muchos fue una pesadilla, para otros el costo del progreso, pero lo cierto es que las obras del alcantarillado que por varios años impactaron las calles coronadeñas y cantones circunvecinos aún resuenan en la mente y hasta en el bolsillo de muchos, sobre todo comerciantes o dueños de automóviles, que durante el tiempo de los trabajos manifestaron múltiples quejas en contra de las empresas que contrató Acueductos y Alcantarillados (AyA), para que realizaran las primeras etapas de este proyecto.

El pasado 26 de noviembre, en sesión extraordinaria del Concejo Municipal, funcionarios de AyA presentaron ante ese órgano colegiado lo que será la última etapa de este proyecto de mejoramiento ambiental, conocido como Alcantarillado Sanitario del Área Metropolitana de San José, que incluye 11 cantones de esa zona, y que por lo dicho en esa sesión podría entrar en funcionamiento para el 2025.

Johana Díaz Umaña, de la   Dirección de Procesos Sociales y Ambientales de AyA, aseguró que tras la ejecución de este último proyecto lo que vendría sería el tema de la conexión de los usuarios al alcantarillado para ponerlo a funcionar, lo cual representará todo otro tema, porque tocará directamente el bolsillo de quienes serán usuarios de este servicio, aparte de lo que tendrían que pagar de más en los recibos cuando arranque el mismo.

 

Última etapa

Díaz expresó que en el caso de nuestra zona, hay una “cantidad importante” de obras finalizadas,  principalmente en lo que fue la instalación de nueva tubería de redes secundarias y terciarias. Lo que se viene ahora es el proyecto conocido como Comeco, que incluye obras en 8 de los 11 cantones del proyecto original, y que comprende mejoras de colectores y subcolectores en las cuencas Rivera, Torres, María Aguilar y Tiribí. En el cantón de Coronado impactará a las extensiones de los colectores Rivera y Coronado. El proyecto tiene un plazo de ejecución de 32 meses y actualmente se encuentra en refrendo de la Contraloría General de la República.

Según Alcides Jiménez Hernández, gerente de la obra, el proyecto Comeco está compuesto por dos Líneas: La línea 1 en la que se tienen trabajos de instalación de tubería a zanja abierta, instalación de tubería mediante microtuneleo (sin zanja) y reemplazos de tuberías existentes (zanja abierta). En la Línea 2, el alcance comprende en su totalidad trabajos sin zanja; los diseños están elaborados para implementar la tecnología sin zanja SW, sin embargo, el Contratista puede utilizar  esta tecnología SW o proponer utilizar la tecnología sin zanja CIPP, que también es válida.

En Coronado se realizará la ampliación del sistema con nuevos colectores (Coronado, Rivera y Quebrada San Francisco). Este proyecto pretende conectar todas las redes secundarias para darles salida, y que la red pueda entrar en operación.

Las nuevas tecnologías que se utilizarían son la Spiral Wound (SW) que permite la formación de una nueva tubería de PVC  conformada helicoidalmente en el interior del conducto por rehabilitar, que hace que las tuberías que ya existen adquieran una superficie por dentro. Lo que dará mayor fluidez en las aguas residuales.

La otra tecnología, Cure In Place Pipe (CIPP), se trata de un método desarrollado para rehabilitar tuberías de alcantarillado que sufren agrietamientos, roturas o defectos. Se instala con poca o ninguna alteración del entorno, y se pueden utilizar para rehabilitar prácticamente cualquier tipo de tubería.

“Se hace a través del pozo de registro, no hay que hacer ninguna zanja”, aseguró el funcionario, aunque reconoció que se tendrán que hacer cierres puntuales en rutas nacionales o cantonales para impactar el pozo.

 

Conexión domiciliar

Según Díaz, la idea es que una vez que se construyan los colectores y subcolectores se pueda iniciar la conexión domiciliar.

“Ahorita no se puede hacer porque las redes secundarias y terciarias no están conectadas en este momento, y necesitamos que se conecten al colector y subcolector para que puedan seguir la recolección respectiva y la movilización de esas aguas hasta la planta de tratamiento”.

Uno de los primeros sectores donde se iniciará el proyecto Comeco es precisamente Coronado y la Trinidad de Moravia, con el fin de que a finales del 2021 e inicio del 2022 empezar a promover con la población lo que es la conexión domiciliar, permitiéndoles a los usuarios de las viviendas eliminar su tanque séptico y conectar sus aguas negras y jabonosas a esta conexión domiciliar.

“Si queremos ser muy sinceros, el tema de la conexión domiciliar significa todo un reto”, expresó la funcionaria, porque se necesita de toda una participación organizada, medios financieros, oferta, servicios y tecnología, información, comunicación y capacitación.

“Es un proyecto y esfuerzo país. Necesitamos hacer una unión de actores institucionales, gobiernos locales, banca, sector financiero  y diferentes actores de la sociedad civil y del sector empresarial, con el fin de darle una forma a esta estrategia”.

Según un estudio realizado por la institución, el costo promedio de conectarse para un usuario (ver recuadro) andaría por un promedio arriba de los ¢800 mil.

Entre otras cosas, se espera que este proyecto provoque una disminución del vertido de materia orgánica en ríos y quebradas de la GAM, entre otras cosas.

 

 

 

 

 

El sistema Cure in Place Pipe reducirá un poco el número de zanjas, en los trabajos.

 

 

El alcalde Rolando Méndez afirma que AyA debe supervisar mejor el trabajo de las empresas que contrata la institución y multarlas si es el caso, algo que no ha hecho hasta el momento.  Yamileth Astorga, presidenta ejecutiva de AyA, ha mantenido criterios encontrados con Méndez, al respecto.

 

Por trabajos como este, la primera parte del proyecto suscitó muchas quejas, principalmente de los comerciantes.

 

El valor de conectarse

AyA hizo un diagnóstico que comprende la información general por cantón, descripción de obras, demografía, salud, situación económica, percepción ante el proyecto e intención de conectarse.

En nuestra zona se aplicaron 364 encuestas piloto (188 en nuestro cantón) mediante las cuales se procuró un acercamiento a los usuarios para consultarles sobre su disposición de conectarse, y también determinar las tipologías de tanques sépticos de las viviendas.

Con base en la información que recogieron sobre las  tipologías de los tanques sépticos, se hizo un estimado de presupuesto de lo que era la conexión domiciliar.

De los resultados de las 188 encuestas en los distritos de San Isidro (25%), San Rafael (34%), Dulce Nombre (15%) y Cascajal (25%), y según datos proporcionados por Acueductos, un 85,7% de los entrevistados tiene disposición a conectar sus aguas residuales a la prevista sanitaria. Principalmente mostraron mayor disposición quienes tienen el tanque séptico al frente de sus viviendas o en un pasillo lateral.

Más del 94% de viviendas tienen posibilidades técnicas de conectarse,  y un 3% de los encuestados ya realizaron obras domiciliares.

Con respecto a las tipologías sobre dónde está ubicado el tanque séptico: 46,24% atrás de la propiedad, 26,35% al frente de la propiedad y 19,89 % a un costado de la propiedad, lo que significa que para la mayoría el costo de conexión será más alto.

En cuanto a las tipologías en corte, un 58,61% de ellos tienen el tanque séptico a nivel de la acera, un 33,87% lo tienen superior a 1 m a nivel de la acera y un 5,38% lo tienen bajo nivel de la acera.

Según una estimación hecha por los de Acueductos del costo promedio que podría representar esta conexión domiciliaria, se determinó que es de ¢849.750,00, y dentro de esto se destaca que las conexiones de quienes tienen el tanque séptico atrás de la propiedad son las más costosas con un rango aproximado entre ¢990.632,12 y ¢1.750.106,92. Les siguen las que tienen el tanque séptico a un costado de la propiedad que están en el rango de ¢622.925,10 y ¢1.359.474,49.

La tipología de tanque séptico delante de la propiedad estaría en un rango de ¢471.694,55 y ¢846.338,52.

Según Johana Díaz, estas cifras podrían variar dependiendo de la vivienda, de los tipos de materiales con que se cuenta, y de que en esta estimación se contemplaron las cargas sociales que se deberían pagar a nivel de un trabajo de servicios profesionales.

El contar con esos datos le ha permitido a AyA acercarse a la banca nacional para evaluar opciones que se le puedan ofrecer a la comunidad, y también ver la posibilidad en la empresa privada de que generen paquetes de materiales y de servicios favorables a la población, procesos de capacitación a constructores de la comunidad que puedan dar este servicio de la instalación domiciliar, pero con el conocimiento adecuado y a un precio justo, y además generar opciones de financiamiento y soluciones organizacionales.

 

Se espera que el impacto vial, tanto en calles como en presas, sea menor en esta etapa que viene.

 

Opiniones y preguntas

Tras la presentación de los funcionarios de AyA hubo algunas opiniones y preguntas del alcalde Rolando Méndez y algunos miembros, principalmente síndicos, del Concejo Municipal, las cuales Díaz y Jiménez no pudieron contestar en su totalidad, debido a que la sesión se programó con dos temas, y la hora y media que dieron para esta resultó insuficiente.

Méndez dijo que, sin negar que reconoce la importancia para el país de este proyecto, “eso no justifica que se haya hecho mal porque las etapas que se han ejecutado han dejado lesiones en la infraestructura pública municipal, y financieras por las reparaciones”, y recalcó el hecho de que AyA no aplicó ni una multa o garantía por incumplimiento a dichas compañías.

“Todo eso hubo que enfrentarlo con presupuesto municipal, daños que le advertimos desde el 2016 a la presidenta de AyA, Yamileth Astorga”.

Destacó que nuevamente, para este nuevo proyecto, no se habló que haya presupuesto para imprevistos si tuviesen que romper y luego reconstruir el pavimento asfáltico, con lo cual “nos volverían a dejar con las calles dañadas”.

Con respecto a los costos que se dieron para los usuarios, dijo que “nos gustaría revisar esos costos, porque no todas las viviendas tienen los mismos acabados y condiciones estructurales; hay tubería que tendrá que pasar por debajo de una casa o rompiendo vigas, esos costos van a variar, hay que ver los acabados de una vivienda”.

El alcalde Méndez hizo hincapié en que la pandemia ha afectado las economías familiares, por lo que este gasto que se viene a futuro representaría un golpe fuerte,  sobre todo para los hogares en estado de pobreza.

Ante una consulta del síndico Luis González, Díaz aclaró que cuando las propiedades están o tienen un tanque séptico a desnivel no se les puede obligar a hacer una instalación con  sistema de bombeo por los costos que eso implica, y que entonces el usuario deberá justificarlo para evitar el pago de multa o tarifa.

Sobre los costos de los trabajos, explicó que la propuesta es un estimado muy básico, y agregó que habrá costos mayores y menores según las diferentes circunstancias que se presenten. En el Concejo se determinó darle seguimiento bimensual a este proyecto,  y mantener la comunicación abierta con AyA.