05
Julio

Entendemos como concepto de inteligencia emocional aquella habilidad que tienen las personas para sentir, entender, expresar, controlar y modificar sentimientos y emociones, tanto personales como de otras personas. Esta inteligencia incluye motivación, perseverancia, empatía y adaptación. Gran parte de las decisiones de nuestra vida diaria son influenciadas por las emociones, aunque no nos demos cuenta.

Dentro de la inteligencia emocional la persona posee un conocimiento emocional de sus sentimientos y emociones, reconociendo la influencia que tiene su estado anímico en su comportamiento. También se evidencia un autocontrol, es decir, una actitud donde podemos analizar las emociones y no dejarnos llevar por ellas de forma ciega y que nos lastime.

05
Julio

Actor coronadeño nos cuenta de su vida, éxitos y penurias en este bonito pero complicado arte.


Su nombre es Rándall Robles Díaz, de profesión actor, y quien ha invertido la mayor parte de su vida sobre las tablas, haciendo teatro y buscando en las sonrisas del público el principal pago para un trabajo que no es muy rentable, pero con el cual se siente realizado.

Rándall, de 53 años de edad, nativo de Calle Blancos, llegó hace 38 años a nuestro cantón y desde entonces vive en Dulce Nombre, donde está dedicado junto a una hermana a cuidar a sus padres, José Robles y María Eugenia Díaz, dos adultos mayores.

Su afición al teatro se empezó a forjar desde muy niño cuando vino al país la actriz mexicana Jacqueline Andere, con una obra que se llamaba La Dama de las Camelias y que se presentó en el Teatro Nacional. “Por motivos económicos en aquel entonces no se me dio la oportunidad de ir”, pero me quedó la “espinita” y años más tarde conocí el Teatro del Ángel, de Lucho Barahona, donde descubrí que hacer teatro era lo que yo quería en mi vida”.

En aquel entonces Barahona estaba dando unos cursos de actuación de tres meses y Rándall los llevó, mostrando dones naturales que le permitieron ser escogido para realizar papeles de las obras que se estaban presentando en ese momento.

“Así empecé y trabajé en el teatro El Ángel, La Máscara, El Arlequín, La esquina, Sancheto, el Moliere, y muchos otros, hasta llegar al Triciclo donde ha estado los últimos siete años bajo la dirección de Mauricio Astorga.

“La primera obra que yo hice se llamaba Viagra, en el Arlequín, y después vinieron Gigoló por accidente, que duró cinco años en cartelera, en el Teatro Moliere, y dirigida por Astorga, que luego me invitó a participar en un montaje llamado Y se me murió la novia que empezó en Casa Frida y que luego pasó al Triciclo de Escazú con mucho éxito. De ahí pasé a La jaula de la locas en el Triciclo de San José, donde íbamos a estar seis meses y duramos tres años”.

Robles afirma que la ventaja de trabajar en las obras de Astorga, es que él hace teatro familiar y “usted, en ninguna obra de las que puede ir a ver al Triciclo, escuchará una mala palabra o mal gesto independientemente del tema que trate la obra”.

Rándall afirma que ante el éxito de Y se me murió la novia, en el que él hace el papel de Mamilo, un gay que se disfraza de sacerdote para ir a una fiesta y le suceden un montón de situaciones graciosas, le pidió permiso a Astorga para llevarla de gira a otros puntos del país y ha sido un éxito donde se han presentado, aunque la Pandemia los obligó a suspender las presentaciones.

Lo económico

Consultado Robles sobre si económicamente se puede vivir trabajando como actor en nuestro país, contestó que “según a dónde usted llegue”, porque dijo que con Astorga ha podido salir avante en los últimos años, aunque la situación de la pandemia sí ha pegado fuerte a todo el gremio. Incluso, expresó que se habla de la posibilidad de que el teatro se convierta en un “pague por ver” y la gente pueda ver en la pantalla, obras de teatro que han sido grabadas.

Aparte de esto, Rándall dice que le entra a todo lo que aparezca y pueda contribuir con la economía familiar y también ha participado en decenas de comerciales, uno de ellos del arroz Tío Pelón y en cortos de cine. “Lo principal para mí es cuidar a mis padres quienes están muy mayores y requieren mucha atención”.

Rándall asegura que en el cantón nunca ha recibido, pese a haberlo solicitado, apoyo municipal ni de otra forma para promover el teatro, cursos y actividades relacionadas; lo que evidencia el muy poco apoyo que hay para el arte, en nuestro cantón.

Actualmente este actor dice estar escribiendo una obra para el Triciclo, que se la propuso Astorga, sobre el personaje de “Mamilo” (Y se me murió la novia) para subirla a la plataforma. Robles también ha trabajado en las tres temporadas de Los enredos de Juan Vainas, donde hace el personaje de Cupertino, y antes de la pandemia también estaba en el teatro El Triciclo de Escazú, con la obra El Ropero de Elvirilla (Carmen Chinchilla).

El actor

Rándall asegura que lo que más le ha ayudado en esta profesión ha sido la humildad, y afirma que a como ha tenido muchas satisfacciones también se ha llevado golpes fuertes y ha afrontado situaciones económicamente muy difíciles, malas rachas que llama, incluida una amarga experiencia con un grupo de señoras del cantón, con quienes pasó “la peor experiencia de mi vida”.

Consultado sobre lo más difícil de ser actor contestó que es “cuando un director te pide algo y te esforzás de sobremanera en lograrlo pero no te sale; es una impotencia que uno no entiende”. Por otra parte, afirma que es gratificante cuando la gente les dice que la obra les gustó y lo expresan con aplausos.

Para Rándall el actor nace, no se hace, “ya eso se trae en la sangre”, y agrega que lo mágico de esta profesión es que una persona como actor realiza cosas que en la vida real no hace, “es una vivencia que se tiene con el personaje y al final algo se deja uno de ellos”. Agregó que hacer comedia es algo muy serio, y es lo que le encanta mucho más que el teatro clásico, en el que dice que no encajaría.

 

El dato

Rándall Robles está interesado en realizar un taller de teatro, por lo que los interesados en participar o patrocinarlo, pueden llamarlo al 8525-9173.

 

 RANDALL ACTOR 1

Rándall Robles afirma que ama el teatro y que lo suyo es la comedia. La torre, la jarra y el cuadro son objetos que él mismo hace para las escenografías de las obras.

 

RANDALL ACTOR 2

Rándall junto a “Elvirilla” (Carmen Chinchilla) trabajan en Los enredos de Juan Vainas.

 

 RANDALL ACTOR 3

En la obra La Jaula de las Locas, Rándall hizo el personaje de Adonis, uno con los que más se identificó el público.

05
Julio

MEP se prepara, padres no están seguros y la educación virtual pareciese haber llegado para quedarse.