24
Noviembre

 

El tema de la Plaza Vargas, para quienes realmente somos coronadeños y amamos este cantón, no es un tema ni político ni de conveniencia; no es un tema de qué alcalde, o qué regidor, o qué diputado, o qué funcionario, o qué empresario merece o merecerá los créditos si algún día ese sector o parte de este pasa a ser de nuestro pueblo y se pueda concretar ahí el gran sueño de convertirlo en un área recreativa, cultural y deportiva, y campo ferial.

No se puede ser miope u oportunista en un tema que es de trascendental importancia para el cantón. Cualquier coronadeño de verdad sabe que el convenio que firmó el INVU con la Municipalidad para la administración del uso de la Plaza Vargas por dos años, prorrogables a otros dos, independientemente que ese escrito sea bueno, regular o malo, es el primer portillo que abre esa institución en medio siglo, 50 años desde que una coronadeña les vendió esos terrenos. Entonces, la pregunta es: ¿Vamos a ser tan irracionales de desaprovecharlo dejando  el camino abierto para que esa institución ponga en marcha su proyecto original de construir 500 viviendas de clase media alta en esa zona, el cual fue esbozado años atrás por funcionarios del INVU, en sesión municipal? ¿Cuántas personas coronadeñas hoy en día tendrían acceso a una vivienda de 30 o 40 millones para arriba? ¿Muy pocas verdad? Pues el resto nos vendría de afuera, lo que implicaría el posible colapso del transporte público, la distribución de agua, la recolección de basura, etc. Desde hace rato en Coronado estamos claros en que eso no puede ser y  en oponernos a ese proyecto, al menos como se planteó originalmente.

Ahora bien, imagínese esa zona con espacios para niños, adultos mayores, emprendedores, artistas locales, deportistas, más el hecho de poder transitar en paz por Coronado, y poder comprar las verduras en condiciones normales y saludables, sin hacinamiento y por estos tiempos, con menos riesgo de contagio por la pandemia que nos afecta.

Personalmente, considero que es el momento de unirnos todos bajo una sola bandera y aprovechar esta oportunidad, que si la dejamos escapar sería olvidarnos definitivamente de ese sueño, y quedar solo atentos a oponernos una y otra vez al proyecto de vivienda,  con lo que pasarían otros 50 años de polvo y abandono, en una de las principales y más prometedoras zonas de nuestro cantón.

A nadie le importará quién sea el héroe; lo que importa es que se concrete el hecho heroico de devolver a nuestro cantón esa zona que nunca debió salir de nuestras manos. Dejemos los odios, las revanchas, el color político, los intereses particulares de lado y levantemos la mano para formar un solo frente por una sola causa y que el pueblo de Coronado sea el verdadero gestor de un hecho que nos agradecerá la actual y las venideras generaciones coronadeñas.

 

 

10
Noviembre

El lateral Marvin Obando, que supuestamente iba a jugar con el Uruguay el actual torneo de la Liga de Ascenso, resultó ser un jugador tan rápido, que no le alcanzó el tiempo para debutar oficialmente con el equipo, porque ya se fue.                

02
Septiembre

A pocos días de cumplirse los seis meses desde que se dio el primer caso de Covid 19 en nuestro país, la incertidumbre sigue reinando en nuestras vidas ante un virus que ha afectado y cambiado al mundo, pero cuyo impacto ha sido diferente para unas y otras personas, y que pone frente a frente dos de los factores más importantes para el ser humano: la salud y la economía. 

24
May

Soportar esta crisis y luego superar la post-crisis es una verdadera prueba para saber ¿de qué estamos hechos?

29
Marzo

Soportar esta crisis y luego superar la post-crisis es una verdadera prueba para saber ¿de qué estamos hechos?

19
Marzo

La llegada del coronavirus a Costa Rica no podía darse en peor momento, debido a la situación económica, política y social que vive el país y que el Covid-19 agrava aun más. 

06
Febrero

El inicio del nuevo año y la nueva década, desgraciadamente, no fue nada alentador para un mundo que pide a gritos paz, solidaridad y diálogo, pero que se desangra ante la lógica de lo ilógico, de gobernantes que no ven más allá de sus intereses individuales. 

29
Diciembre

Una sociedad que permite el asesinato de un niño antes de su nacimiento, no merece llamarse HUMANA. 

01
Diciembre

Los trabajos que se le realizaron al templo católico de Coronado le están dando una nueva cara a la llamada Casa de Dios de nuestro cantón, belleza arquitectónica de casi un siglo de existencia y orgullo de los coronadeños; el problema es que el dinero solo alcanzó para el arranque y falta muchísimo por hacer. 


Esta obra de los años 30, fue levantada por nuestros abuelos y bisabuelos, y alrededor de ella se unió un pueblo entero, determinado en hacer el mejor templo posible para Dios, en aquel entonces, con los medios, conocimiento, mano de obra, materiales de hace 90 años; y bien que lograron su cometido, creando una obra que hoy es admirada dentro y fuera de nuestro país. Una obra que aun cuando la observamos, seguimos haciéndonos la misma pregunta: ¿Cómo la hicieron? Y la respuesta nos llega desde el pasado: por convicción, porque creyeron en que podían hacerlo y lo hicieron, legándonos un templo que es orgullo de Coronado y del país.

Hasta ahí todo bien. ¿Pero qué pasó luego? ¿Hubo un interés igual en las futuras generaciones en darle el mantenimiento que una obra como esta requería? Creo que no. De haberse hecho hoy tendríamos una obra muy mejorada, pero nos acostumbramos a ver la imagen de una iglesia, a rajar con ella, a tomarle fotos y a visitarla una vez por semana y el tiempo fue cayendo sobre nuestro templo, y nunca vimos sus arrugas, olvidando, como creyentes, que estábamos dejando en abandono la Casa de Dios.

Realmente si se sube a lo más alto de la torre, si se mira con detalle, se puede comprobar cómo el tiempo ha hecho sus estragos en nuestro bello templo, y de ahí la necesidad de que, como nuestros abuelos, hagamos algo por esta obra de arte que lamentablemente hoy en día, hasta se escucha la misa entre goteras.

Tenemos que ser claros, sinceros y realistas. Pedir el mismo fervor que hace 90 años, al católico de hoy en día, es casi que imposible. Máxime en momentos que el catolicismo sufre una crisis de credibilidad dentro y fuera del país, con sacerdotes denunciados por abusos sexuales, un nuevo escándalo financiero que acaba de sacudir al Vaticano, y sin ir más lejos, en nuestro propio cantón, una caja fuerte con más de ¢20 millones que se robaron hace unos años y nunca apareció, y el asunto quedó en el archivo de la Curia, olvidado tras ese silencio molesto con el que muchas veces nuestros líderes católicos maquillan la realidad.

¿Pero debe ser eso motivo para que nos crucemos de brazos y nos alejemos? La buena noticia es que no. La relación con Dios es personal, y nuestro compromiso con Él, siempre será la suma de nuestras actuaciones personales, no las de los otros. Cada cristiano debe responder por sí mismo, Dios no ve a las masas, sino al corazón de cada uno de nosotros.

Por ello, volviendo al tema, pensar que hoy en día, tal y como hicieron nuestros abuelos y bisabuelos hace casi 100 años, nos podamos unir para ir realizándole al Templo Católico de Coronado, las mejoras que este requiere para afrontar su próximo siglo de existencia, NO es utópico.

Es cierto que al haber sido declarado nuestro templo como Patrimonio Nacional, esto por una oficina estatal que no sirve para nada más que eso, hacer declaraciones, porque hay que darles explicaciones de todo pero no ponen un colón para nada, es una limitación, pero dado el estado de esta construcción me imagino que no habría tanto problema con eso.

Lo otro es cómo manejar el dinero, de una forma creíble, que nos motive a colaborar con la certeza de que la plata es y será para la restauración del templo. Obvio que la iglesia tiene muchas necesidades, y también dentro de las posibilidades colabora con los pobres, pero lo cierto es que ese dinero para la restauración del templo debe ser administrado por aparte, y con una transparencia absoluta como lo requiere el caso; porque recordemos que si a algo se le puede llamar demonio en este mundo es al dinero, porque te tienta a alejarte de tus necesidades espirituales a cambio de todo lo que te ofrece el mundo material.

No me cabe duda que dentro y fuera de la Parroquia de Coronado hay gente honesta y temerosa de Dios, como para crear un grupo aparte de los otros de la iglesia, que se dedique a procurar y administrar los fondos que requiere un proyecto de restauración total del templo de Coronado, con la transparencia y la auditoría del caso. Lo otro sería un pueblo católico dispuesto a rescatar su templo, restaurarlo y garantizar su existencia por lo que resta del siglo y ojalá por muchos más.

Estoy seguro que esta “operación rescate” se puede hacer. En 1930 nuestra población era muy pobre, pero unieron voluntades para aportar dinero o tiempo y mano de obra para alcanzar un sueño, y lo lograron. ¿Somos acaso nosotros menos que aquellos? No lo creo; eso sí, ¿tendremos nosotros la voluntad y firmeza que tuvieron ellos para realizarlo? Eso es lo que está por verse.  

29
Octubre

A partir del 1 de octubre inicia la recta final para las elecciones municipales que se celebrarán el 2 de febrero del 2020, y eso implica el banderín de salida de las máquinas de hacer promesas. 

13
Agosto

La dramática situación económica que atraviesa el país nos alcanza a todos. Cierre de comercios, desempleo, todo mundo ahora cuidando lo que tiene, si lo tiene, y en medio de una economía dormida y sin señas de reactivación verdadera. Hasta los bancos casi que suplican que les pidan mientras que los de las tarjetas de crédito lanzan sus carnadas con mil ofrecimientos tratando de seducir a los consumidores, pero lo cierto es que ante el difícil escenario económico - social al que nos enfrentamos, los ticos nos estamos volviendo huraños y cautelosos en cuanto a los gastos. 

08
Julio

El convenio que firmaron Municipalidad –INVU, en torno a la administración de la Plaza Vargas, es sin lugar a dudas una de las acciones más importantes de las últimas décadas, ya que podría cambiarle el rostro a nuestro cantón, transformándolo de dormitorio a una ciudad llena de vida en el campo social, cultural y deportivo.

La pelota está ahora del lado de los coronadeños, entiéndase gobierno local, asociaciones, comités, instituciones y ciudadanos en general, porque si Coronado hace de este lugar un sitio indispensable para su desarrollo, en todos los ámbitos sociales, deportivos y culturales, nuestros gobernantes entenderán lo que este pedazo de tierra significa para los coronadeños.

Por supuesto que del dicho al hecho hay mucho trecho y no es soplar y apagar velitas cómo se va a lograr eso; pero de ahí la importancia de que las fuerzas vivas de nuestro cantón se empoderen y hagan de esta oportunidad que nos está llegando en bandeja de plata, una realidad que incida para bien en el mañana de este cantón y de nuestras futuras generaciones.

Creo incluso que debería formarse una comisión (no muy grande, pero sí muy activa) interinstitucional y que incluya también a las cámaras de comercio y turismo, gobierno local y otros, para empezar a darle forma a esta “criatura” que si bien va a estar administrada por el municipio, suena mejor decir que será administrada por el pueblo, a través de sus diversos representantes y gobernantes.

La idea es que esa zona sea una solución y no otro problema. Que haya seguridad, iluminación, que sea un lugar donde los coronadeños podamos acudir confiados a realizar diversas actividades y si bien es cierto la organización de todo esto es complicada, debe hacerse sí o sí, por el bien de nuestra comunidad.

El trasladar la feria debe ser un acto inteligente; no se trata de mover una cosa de un lado y ponerla en otro, sino de hacerlo bien hecho: se debe procurar orden, seguridad, facilidades para los compradores, servicios, parqueo, etc.

Por otra parte, el convenio con el INVU lo siento muy seco: dos años prorrogables a otros dos. A como ellos lo ven es “cuídeme la finca, mientras hago mi proyecto de vivienda”, pero los coronadeños tenemos otra visión de futuro, una que ojalá nuestros gobernantes entiendan.

Lo que sí está claro es que si el gobierno se comprometió a realizar un proyecto cantón, en todos los cantones del país, y en Coronado escogieron el tema de la Plaza Vargas, entonces podemos deducir que este convenio no significa aún el cumplimiento de su promesa, sino tan solo un paso adelante en un camino donde todavía queda mucho por andar.

Si termina la Administración Alvarado, y solo nos dejan este convenio, que el próximo gobierno podría desechar de entrada, entonces el tal “Proyecto Cantón” quedaría en nada, por ello no es momento de contentarnos con un recibido conforme, sino de seguir abriendo puertas para lograr el verdadero objetivo. Amén.

Página 1 de 2

Categorias

Calendario

« November 2020 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Nosotros

Siguenos en:

Siguenos en nuestras redes sociales

FacebookTwitterYoutube