Vivienda, lluvia, dolor y miedo Featured

Written by 
Published in Opinion del director

 

Cada vez que llueve, como llovió hace poco, que parece que el cielo se rompió y durante horas y horas lanzó todo el agua que tenía, no puedo dejar de pensar en la gente que vive a semicielo abierto, que en vez de casa solo poseen unas cuantas latas, unos cuantos troncos y un piso de tierra que cuando llueve se convierte en barro.

Sí, en realidad para algunos la lluvia puede significar quedarse en casa, un chocolate caliente y una buena dormida con el sonido del aguacero cayendo sobre nuestros techos; no obstante, para otros es sencillamente una tragedia que sencillamente les actualiza la miseria en la que viven.

Para este tipo de personas, el asunto no se queda en que un río o quebrada se desbordaron y arrasaron con todo lo que había, porque para ellos esa situación no es casual sino permanente. Pienso por ejemplo en el lugar denominado “La Loma”, en San Pedro, con un grupo de ranchos guindando de una ladera que muchos temen algún invierno se va a derrumbar y eso lo sabe todo el mundo, y será la crónica de un derrumbe anunciado, pero nadie hace nada excepto las toneladas de verborrea de los políticos, que por cierto ahorita aparecen porque entramos en temporada de elecciones, que no son más que palabras al viento de personas que en el fondo realmente no valoran la vida humana.

También está el precario del Rodeo donde me contaba una miembro del Club de Leones que hay personas que viven en una condición de miseria tal, mujeres con niños, que son inevitables las lágrimas cuando descubres que hay gente aruñando su destino para poder sobrevivir en la peor de las pobrezas.

El problema es el de siempre: no hay soluciones concretas para problemas concretos. En un país en el que hoy en día sabemos con certeza que a través de los años los políticos y sus amigotes se han robado miles y miles y miles y decenas de miles de millones de dólares en chorizos, componendas o robos legales como las pensiones de lujo, por otro lado hay hambre, dolor y miseria y llega un gobierno y luego otro y otro y se llena la Asamblea Legislativa de un montón de serviles a los patriarcas de sus partidos, y nadie hace nada para rescatar a estar personas y que puedan vivir al menos con un poco de dignidad.

Soluciones concretas no es dar limosnas para decir que están haciendo algo, y con eso los gobiernos se pretenden limpiar sus sucias conciencias diciendo “ya hice”. No, eso es lanzar monedas al aire a ver quién las atrapa y salados los que no. El asunto es crear fuentes de trabajo, construir torres de viviendas, hacer que esta gente entienda que el Estado debe ayudarlos, pero ellos también deben ayudarse a sí mismos no esperando una vida regalada sino una vida trabajada; que aprendan a luchar pero sabiendo que hay un camino para seguir en el que al final espera un premio a los que perseveran. Rompiendo ese círculo vicioso de miseria, lleno de embarazos, violaciones, violencia, hambre, carencias, frustraciones e impotencia, y que se convierte en el nicho perfecto en el cual el narcotráfico recluta a sus principales clientes y trabajadores, y los lleva por un camino en el cual, al final, solo espera la cárcel o la muerte.

Solidaridad y misericordia, eso es lo que necesita nuestro mundo y es mentira que no hay soluciones, vuelvo y repito, dinero siempre habrá, voluntad en ejercer el poder en favor de los más necesitados es lo que falta.

Read 192 times
Rate this item
(0 votes)

Categorias

Calendario

« October 2021 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Nosotros

Siguenos en:

Siguenos en nuestras redes sociales

FacebookTwitterYoutube