El amor lo supera todo Featured

Written by 
Published in Lo último

 

Hasta los celos, nos dice doña Ema que acaba de cumplir 66 años de estar casada con don Juan José. 

  

Sesenta y seis años, más de seis décadas y media de casados y aún siguen juntos y queriéndose, y mientras los años se acumulan continúan caminando de la mano, en las buenas y en las malas.

Se trata de don Juan José Solís Rodríguez y doña Ema Miranda Montero, quienes se juraron amor eterno allá por 1954, frente al altar de la iglesia de Guadalupe y con solo la presencia de los padrinos de boda, porque la pobreza no daba para más. Así no más, empezaron con las manos vacías pero el amor que los unía y la ayuda de Dios los hizo ir creciendo y superando las adversidades y hoy, desde su residencia en San Antonio, nos cuentan un poco de ese trayecto de vida.

Luego de superar los primeros difíciles años y de trabajar en la policía militar, don Juan llegó a Coronado y con un préstamo bancario compró unas vacas y se dedicó a esa actividad por unos años; época dura y de madrugadas a las 3 de la mañana para irse a ordeñar.

Con el tiempo cambió el negocio de las vacas por una pulpería y salón de baile que se llamaba “Mar Azul”,  con pool y rocola, al mejor estilo de aquellos salones de las décadas de los sesentas y setentas, negocio que le sirvió para terminar de establecerse.

Doña Ema nos cuenta que se casó a los 16 años, y pese a que en su casa no le faltaba nada dice que ella lo quería, y por eso tomó esa decisión de la que no se arrepiente, porque hasta el día de hoy siguen juntos y no les han faltado los frijoles en su mesa.

Lo más duro que les ha tocado vivir ha sido la muerte de tres de sus cinco hijos, uno al nacer, Arturo, otro de cáncer, José Gerardo, y la muchacha, Mayra Mercedes, por una bacteria. Estos dos últimos fallecieron ambos en el 2004, en julio y octubre, lo que fue un golpe muy duro para sus padres y sobreviven Marco y Lorena.

“Fue una experiencia muy fuerte para nosotros, porque ningún padre quiere enterrar a un hijo y menos a dos y tres, pero morir es la ley de la vida”, nos dijo doña Ema.

Aparte de eso, don Juan dice que el principal problema que afrontó con doña Ema fueron los celos de ella, injustificados según él, pero “como yo era muy guapo” (se ríe) y ella responde de inmediato: “yo fui celosa pero cuando tenía que hacerlo, ahora no, sino en aquella época de los ‘portes’ ”.  ¿Y qué son los ‘portes’?, le preguntamos, y ella responde: “pórtese bien, pórtese bien…”

Para don Juan aquello fueron “celos imaginarios” que los años fueron superando, y muestra de ello es que hoy permanecen juntos. Actualmente él tiene 93 años y ella 87, y viven en San Antonio, con la pensión y el alquiler de dos apartamentos que obtuvo tras vender sus propiedades en San Pedro.

Don Juan y doña Ema dicen vivir tranquilos y agradecidos con Dios. Hay mucha tela que cortar desde aquella época que cocinaban con un anafre hasta el día de hoy, en la que continúan esperando lo que el futuro les depare, pero juntos, juntos como un día prometieron frente al altar y hasta que la muerte los separe.

 

Don Juan Solís y doña Ema Miranda, un matrimonio que ya dura 66 años.

 

Juan y Ema se casaron en 1954, en la iglesia de Guadalupe.

 

Durante mucho tiempo ellos tuvieron su negocio “Mar Azul” en San Pedro.

 

Read 64 times
Rate this item
(0 votes)

Toyopan

Isidreño

Categorias

Calendario

« January 2021 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Nosotros

Siguenos en:

Siguenos en nuestras redes sociales

FacebookTwitterYoutube