Adiós a Taquitos Cachi Featured

Written by 
Published in Lo último

El popular negocio cerró sus puertas luego de tres décadas de servicio. 

“Todo tiene su fin en la vida y ya estamos cansados”, de esa forma Carlos Evangelista Cordero Zamora, a quien el 90% de sus amigos solo lo conocen como Cachimba, explicó el punto final que le puso a su negocio Taquitos Cachi, el pasado 8 de agosto.

Fueron 30 años de estar al pie del cañón junto a su inseparable pareja, su esposa Mayra Salazar, el bastión junto a quien levantó este negocio, ubicado del Icaes 100 metros sur y 25 este.

Cachi nos cuenta que ya tenían 50 años de edad cuando abrieron una ventanita en la cochera de su casa para vender tacos, y de ahí en adelante todo fue historia, porque fueron creciendo y creciendo hasta que convirtieron la planta baja en el conocido restaurante de comidas rápidas, que rápidamente captó la atención de los coronadeños y se ganó un lugar preferencial en el gusto gastronómico de una amplia clientela que superó las fronteras de nuestro cantón.

“Yo tuve la dicha de tener este local hasta las orejas de gente y tener que llevarles comida a unos sentados a la orilla del caño. Durante todo este tiempo hemos tenido clientes de Coronado, Moravia, Rancho Redondo, Heredia, Alajuela y de muchas partes más, y la competencia nunca fue un problema, sino un estímulo para seguir superándonos”.

Regresando un poco en el tiempo,  Cachi nos cuenta que pese a ser moraviano se ligó a Coronado cuando venía a “marcar” con doña Mayra y tenía que regresar a pie hasta Moravia, porque el último bus pasaba a las 8 p.m. Luego se casó y los primeros años vivió en casa de su suegro, Eliseo Salazar, quien era dueño del Peñarol, una de las cantinas más famosas del siglo pasado en Coronado, ubicada frente a la esquina suroeste del templo, y donde Cachi trabajaría durante 30 años.

“Cuando mi suegro vendió el Peñarol, ya habíamos comprado un terreno y construido la casa, donde luego instalamos el negocio, y ahí hemos estado, pero ya no más, tenemos 80 años de edad y llegó el momento de dar un paso al lado y dejar que la vida siga”.

Cachi dice que no fue fácil levantar el negocio, pero que al final salieron adelante.  “Recuerdo que a mi primer carro lo llamábamos “el fantástico” porque arrancaba empujado y lo frenábamos con una tuca, pero luego la vida me dio la oportunidad de estrenar varios autos”.

De su negocio dice que le agradaba que era un lugar familiar, que al principio abrían todos los días y los últimos años, los fines de semana, viernes, sábado y domingo.

“Uno trabaja y trabaja porque cree que las cosas no caminan sin uno, pero luego el mundo más bien te va empujando para que jalés. Lo cierto es que aquí ya me quedé y hasta tengo paga la pijama (lugar en un camposanto) para que me entierren en Coronado”.

 Cachi dijo que su salud ha venido a menos, por lo que quiere disfrutar los años que le quedan de vida en una forma más tranquila con doña Mayra. Ellos tienen una hija, Tracy, quien no continuará con el negocio, aunque Cachi nos cuenta que ella estaría interesada en comercializar la famosa mayonesa casera hecha por sus padres, y que junto con los tacos, ravioles, ceviches, chalupas, chiles rellenos, hamburguesas y muchos productos más, quedarán en el recuerdo gastronómico de la enorme clientela que tuvo Taquitos Cachi.

 

Carlos Cordero (Cachi), su esposa Mayra Salazar  y su única hija, Tracy; una familia, un negocio que ahora es parte de la historia coronadeña.

 

Cachi, el pasado 8 de agosto cuando cerró para siempre el local de Taquitos Cachi que, increíble, en 30 años de existencia nunca necesitó rótulo.

 

Durante tres décadas, Cachi estuvo al pie del cañón atendiendo su negocio.

 

Read 37 times
Rate this item
(0 votes)

Toyopan

Isidreño

Categorias

Calendario

« September 2021 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Nosotros

Siguenos en:

Siguenos en nuestras redes sociales

FacebookTwitterYoutube