Especiales y extraordinarios Featured

Written by 
Published in Lo último

Solo unos pocos luchan y levantan la voz por una población marginada y olvidada pero que merece ser tomada en cuenta. 

Un día en la vida de una persona especial es un día en la vida de las personas encargadas de cuidarlos y tratar de que ellos sean valorados en una sociedad que los ha relegado, negándoles el derecho de poder demostrar sus  verdaderas capacidades.

Han sido olvidados por un sistema educativo, que generalmente no les brinda el apoyo que ellos necesitan cuando estas personas salen de los colegios y no encuentran ninguna oportunidad de inclusión ni para el empleo, y en el mayor de los casos se van para sus casas donde en ocasiones sus mismas familias los esconden y los condenan a una vida de marginación y soledad. Otros, con un poco de mejor suerte tienen padres, principalmente madres, quienes se convierten en su única referencia de amor, cariño y comprensión en este mundo, a un costo muy alto, como es el de sacrificar muchas de sus aspiraciones personales para que ellos tengan un poco de felicidad en sus vidas.

Esos grupos de padres, unidos a un pequeño número de personas que se identifican de lleno con esta realidad, han  permitido la existencia de organizaciones que no solo luchan por los derechos de esta población, sino que han obtenido importantes logros.

 

Acocone

Una de estas agrupaciones y que está en nuestro cantón es la Asociación Comunitaria de Coronado para Personas con Necesidades Especiales (Acocone), que empezó como un sueño de la doctora Xenia Silesky, y desde hace tres años cuenta con una bellísima propiedad en San Pedro de Coronado, comprada con el aporte de la Junta de Protección Social (JPS). En este lugar, de una casa grande y una zona verde bastante extensa,  56 adultos especiales pasan su día en un ambiente en el que se les valora y se les estimula sus habilidades, procurando que se puedan insertar de la mejor forma en la sociedad.

Acocone se fundó en el año 2004, inició labores en  el año 2005, y antes de obtener esta propiedad Silesky y el grupo de personas que la acompañan han sobrevivido a varias instancias y situaciones difíciles para mantenerse vigentes, con la convicción de quienes saben que están haciendo algo bueno y necesario.

Acocone es una organización no gubernamental, sin fines de lucro, que les ofrece a las personas con discapacidad, mayores de 21 años, que requieren de apoyos prolongados o permanentes, una alternativa de dedicación personal, social, ocupacional y productiva; que les permita potenciar su desarrollo integral, su autonomía personal y mejores condiciones de vida presente y futura para ellos y para sus familias.

Ileana Chacón, representante de las personas con discapacidad ante la junta directiva del Consejo Nacional de Personas con Discapacidad (Conapdis), expresó que  “una institución como esta (Acocone) no es estatal, surge del esfuerzo de la sociedad civil porque el Estado no lo tiene entre sus programas obligatorios”; a lo que Silesky agregó que para peor de males “los mayores recortes que se hicieron en el Estado fueron para las instituciones que apoyan a las organizaciones sociales”.

 Para Mildred Campos Sandoval, miembro del foro consultivo de Conapdis, mamá y promotora, el asunto es que antes la discapacidad se veía como una enfermedad y lo que se hacía con estas personas era institucionalizarlas, “y no es eso lo que se pretende en estos centros, sino que ellos vivan en comunidad, por eso el tema de discapacidad hay que transversalizarlo, que ellos sean los partícipes de los planes y de las políticas públicas, que se les consulte sobre las cosas que se vayan a hacer para ellos, que se les incluya en comunidad”.

Campos y Chacón consideran que estos centros existen porque la sociedad no es inclusiva con estas personas y nos les da los espacios laborales, recreativos, familiares que ellos requieren. Dicen que lo ideal es que ellos puedan desplazarse y que no los discriminen en la calle, que tengan su formación académica, pero afirman que hay mucha desigualdad en la participación de personas con discapacidad,  porque no hay oportunidades ni se han tomado acciones concretas,  planes y programas.

“Muchas veces los centros de salud lo que pretenden es normalizar a la persona o curarla para poderla incluir, y no se trata de eso; si los apoyos se dieran desde la niñez no habría que abrir centros”, expresó Campos.

Muchos de los muchachos que asisten a este Caipad (Centro de  Atención Integral para Personas Adultas con Discapacidad) provienen de albergues, y en Coronado hay dos, cada uno con 20 personas, de los cuales 15 asisten a Acocone, y hacen un gran trabajo. La idea es que lo poquito o mucho que aprendan puedan replicarlo en sus casas, en sus comunidades, con los proyectos que ellos hacen.

La casa y terreno que tiene ahora Acocone, ubicada 50 metros al oeste de la entrada a la Urbanización Sinaí, en San Pedro, es como un paraíso. Cuentan con muchos  espacios  y locaciones, y ahí los muchachos realizan muchas actividades como cocinar, bordar, tejer, chapear, sembrar. Hay una buseta que la pagan los papás, aunque a algunos que tienen beca el Conapdis se la paga.

La Junta Directiva de Acocone se encarga de la parte económica, supliendo las necesidades del centro, aunque la realidad es que estas son muchas y cuando llega una mano amiga es bien recibida.

Un aspecto importante es que muchos de los chicos que están en albergues pueden ser adoptados por familias solidarias que pueden llevar a su casa una persona con discapacidad y brindarles un ambiente familiar. Al cierre de nuestra edición, en Acocone se preparaban para celebrar, el 3 de diciembre, el Día Mundial de las Personas con Discapacidad.

 

 

En el Caipad Acocone, los usuarios aprenden a sembrar mucho de lo que se comen.

 

Mónica Villanueva, la profesora de música, les enseña y les prepara para presentaciones especiales, como esta que hicieron para unos visitantes.

 

Su estancia en la sede de Acocone, estas personas disfrutan de un poco de esparcimiento, deporte y recreación.

 

El dúo la leyenda, compuesto por Alex y Marco, acá cantando a capela. Ellos tienen su Instagram y Facebook para sus presentaciones.

 

 

Preparándose para la Navidad, estos jóvenes trabajan en la confección de arbolitos.

 

Estimularles la creatividad es parte de la labor que realizan en Acocone con estas personas especiales.

 

Qué más felicidad que cosechar lo que tanto costó sembrar; igualmente con esta población, si sembramos esperanza y trabajo podremos cosechar felicidad.

 

El dato

Acocone funciona de lunes a jueves de 7:00 a.m. a 3:00 p.m. Viernes de 7:00 a.m. a 1:00 p.m. (usuarios) y viernes de 7:00  a.m. a 3:00 p.m. personal docente y administrativo.

Población atendida: Se atiende una población de 56  personas adultas con discapacidad de diverso nivel, que requieren de apoyos prolongados o intermitentes. Cuentan con dos profesionales destacados por el MEP.

Telefax: 2292-0930

Correo electrónico de la Asociación: acocone- Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

Correo electrónico del Caipad: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

 

Doña Elisa

El pasado 7 de noviembre, Acocone contó con la visita de la señora Elisa Rodríguez Santo, junto con su hija Mónica, del Territorio Indígena Ngäbe.

El objetivo  de la visita era  conocer el trabajo diario que se realiza en el Caipad Acocone, en diferentes áreas, con los estudiantes adultos.

Elisa está preocupada porque su hija va a salir del colegio y no tienen dónde ir, y en la zona donde vive no hay nada para ella ni para ninguna persona discapacitada. La idea de la visita es que la experiencia de Acocone se pudiese replicar en la zona donde ella vive.

“Esto es algo muy importante para los niños que tienen su discapacidad, porque ellos cuando salen de la escuela no tienen dónde ir, trabajar, tener su experiencia. Yo no tengo escuela, pero aprendí a manejar mi experiencia con  el Inamu, talleres y otras cosas y vine aquí para conocer cómo trabajan y ver si en la zona Sur se podría replicar esto, porque por allá no se habla de nada de esto”.

Se nos dijo que a nivel nacional hay 28 Caipad, pero que muchos los han ido cerrando y que en Guanacaste, Limón y Puntarenas no existe ningún tipo de servicio para adulto, y hay muy poco apoyo del Gobierno.

 

Elisa Rodríguez Santo, del Territorio Indígena Ngäbe, visitó Acocone para tratar de llevar la experiencia a su comunidad, en la zona Sur.

 

Read 204 times
Rate this item
(1 Vote)

Toyopan

Isidreño

uned 2022

Categorias

Calendario

« January 2022 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Nosotros

Siguenos en:

Siguenos en nuestras redes sociales

FacebookTwitterYoutube