Aplicarían reglamento para ventas ambulantes Featured

Written by 
Published in Lo último

Hay una propuesta que está revisando la Alcaldía y que el Concejo deberá someter a aprobación. 

Un reglamento que pondría a raya principalmente a vendedores ambulantes o estacionarios que vienen de afuera del cantón, y que por otra parte pretende ordenar y reglamentar a los coronadeños que ejercen esa labor, está en estudio en la Municipalidad de Coronado, y la noticia ha despertado diversas reacciones entre las personas que piden espacio para trabajar y los comerciantes que se quejan de la competencia desleal que provoca esta actividad y que, dicen, desfavorece a sus negocios.

En una recién pasada sesión municipal, tras un informe de la comisión de Jurídicos, el Concejo acordó solicitarle a la administración municipal que presentara sus observaciones a un reglamento que elaboró el regidor suplente Jason Gutiérrez, pidiéndole que se analizara la integridad del tema y tomando en cuenta las políticas orientadas a apoyar a los grupos de mayor vulnerabilidad del cantón.

Gutiérrez elaboró esta propuesta luego de que hace un año una señora, en representación de vendedores ambulantes, se presentara ante el Concejo Municipal, indicando que la presente administración no les daba patentes y que en la anterior sí, y que querían ponerse en regla para poder trabajar tranquilos. En ese entonces el asunto se trasladó a la comisión de Reactivación Económica de donde muchos meses después el mismo Gutiérrez, quien elaboró la propuesta de reglamento, la desempolvó con la idea de que se implemente.

Gutiérrez dijo que el asunto se dio más que todo por las ventas estacionarias, principalmente de la Zona Alta, que por las ventas ambulantes en San Isidro que no son muchas. “Hay cosas que se desarrollan en la Zona Alta y al no haber una claridad reglamentaria no estarían a derecho”.

Consultado sobre el propósito detrás del reglamento, respondió que este documento vendría a sustituir el que se hizo en el 2001, porque a ese le faltan limitaciones y dijo entender que haya dudas y preocupaciones de parte de los patentados que tienen sus locales. “Estoy totalmente de acuerdo, porque la idea no es hacer un desorden acá, sino simplemente cumplir con una Ley, la 6587, que nos obliga a otorgar patentes para ventas ambulantes y estacionarias y que le corresponde a cada municipio reglamentarlas”.

Gutiérrez afirmó que el reglamento que se propuso permitiría una cantidad limitada de patentes, que son como 10 ambulantes y que se escogerían por medio de una tómbola en la que a los participantes se les haya hecho un estudio económico. Dijo que a su propuesta del 2020 le hizo nuevas observaciones, luego de conversar con una persona que vende productos en la Zona Alta, “e hice unos cambios para que no fuera tan brusco el tema de los estacionarios en ese sector”.

Para Jason, el reglamento que se está proponiendo viene a subsanar la falta de limitaciones que tiene el reglamento actual. Consultado sobre qué pasa con algunas personas que tienen muchos años de realizar ventas en el cantón, y si quedarían expuestas a la tómbola, respondió que considera que en Coronado, actualmente no hay tantos vendedores y prácticamente sería la misma cantidad la que permanecería. Cuestionado de que con el reglamento se abriría una posibilidad para más personas, dijo que precisamente lo que se quiere es ordenar y establecer límites para proteger a los patentados de la Municipalidad.

“Puedo comprender que el alcalde tenga el tema en “standby” porque ha detectado que hay limitantes que no existen y que si se siguen dando patentes, como se dio en la administración pasada, podría sobrevenir un desorden”, más ahora que se presentó un proyecto de ley en la Asamblea Legislativa que elimina el requisito de uso de suelo para patentes de actividades económicas de pequeños empresarios y artesanos, lo que incluiría a un sector que por el Plan Regulador no podían acceder a la patente y que en este momento tienen alguna actividad comercial, pero no tributan al municipio. 

Gutiérrez destacó como dos aspectos fundamentales, uno que la ley dicta que previamente al otorgamiento de estas patentes la Municipalidad coordinará con el Instituto Nacional de Turismo (ICT) en el diseño y la presentación de los puestos de la actividad que se autoriza, para que sean diseños que generen una imagen positiva del cantón y no al contrario. Lo segundo es que la ley tiene como objetivo crear un espacio temporal para trabajar y obtener ingresos, porque la idea es que estas personas se inserten en el mercado laboral formal, trasladando las listas de este tipo de patentes que otorga la Municipalidad al Ministerio de Trabajo, por medio de la oficina de intermediación de empleo.

Por último, Gutiérrez dijo que el asunto está en la oficina del alcalde, a donde se pasó el reglamento para que le haga observaciones puntuales o en su caso que él presente su propuesta reglamentaria. Dicho documento fue hecho por Jason, quien aseguró que “de cero, hice un análisis de cuatro reglamentos de dos municipalidades urbanas y dos rurales y les hice algunas modificaciones para tropicalizarlo para Coronado y resultó un documento de 14 páginas”. Agregó que este reglamento lejos de llenarnos de ventas ambulantes servirá para reglamentarlas y limitarlas. Cabe mencionar que los vendedores de lotería no entran en esto, porque quien les otorga el permiso es la Junta de Protección Social.

 

El alcalde

Consultado sobre este tema el alcalde, Rolando Méndez, aseguró que hará una presentación al Concejo en las próximas semanas donde expondrá sus puntos de vista, que dice, ya los ha presentado dos veces en comisión y pese a que fueron invitados todos los miembros del Concejo, no llegaron.

“Yo estoy haciendo unas consideraciones antes de entrar a ver observaciones al reglamento, porque de nada sirve, dentro de un enfoque que para mí está equivocado porque perjudica al patentado formal y no necesariamente va a resolver un problema”. Para Méndez, el Concejo a malinterpretado lo de la reactivación económica o lo que es generar fuentes de empleo, y agregó que “no por generar fuente de empleo se va a perjudicar el empleo que ya está establecido y consolidado, ni el orden y control administrativo de las actividades que ya están reguladas”.

Según Méndez, se debe enfocar la intención y el espíritu del reglamento que se quiere hacer: “primero ver el qué, y luego vamos al cómo, ya que mientras en otros cantones las ventas ambulantes están totalmente prohibidas y hay un total orden, aquí seguramente se nos van a meter vendedores de otras partes y crearán desorden”.

Cuestionado Méndez sobre qué pasaría con las personas que tienen mucho tiempo de sostenerse a base de ventas, respondió que “yo no estoy en contra del reglamento por el reglamento, sino de que se salgan de control las ventas estacionarias y ambulantes; yo estoy proponiendo que esto debe estar enfocado hacia la persona discapacitada, el adulto mayor y la Zona Alta en lo que se refiere a la protección de la promoción turística”.

Méndez dijo, refiriéndose a la gente que vende sus productos en la Zona Alta, que se busca que ellos puedan subsistir y que no tengan que competir con gente que viene de afuera a quitarles el lugar, porque son ellos quienes le dan un soporte a la actividad turística, principalmente los fines de semana. “Lo que está pasando ahora es que mucha gente está por la libre y se nos está metiendo, vendiendo en la orilla de calle, todos los fines de semana en vez de ir a vender a sus cantones y no aquí, y lo mismo está pasando en los barrios donde anda gente vendiendo mariscos, helados, verduras, huevos, tamales y no tienen control sanitario, no se sabe el origen de esos productos, no hay control fiscal porque es comercio por la libre”.

Sobre las ventas estacionarias dijo que “igual, es un problema, porque es el usufructo de la vía pública y las personas que están ahí no le garantizan al consumidor condiciones sanitarias ni de lo que están vendiendo, ni de sus necesidades fisiológicas, a qué servicio sanitario van, cómo se lavan las manos, etc.”, muy diferente es lo que sucede en la Zona Alta que la persona que vive ahí frente a la calle sale a vender sus productos.

Actualmente también se están dando patentes llamadas no domiciliadas, para la gente que vende en línea, por Internet o teléfono, como parte de la aceleración que provocó la pandemia y de la reactivación que se está dando, lo que abre una posibilidad de que se generen fuentes de empleo y tipos de trabajo que son virtuales.

Finalmente, Méndez dijo que entiende todo lo que se está haciendo en aras de la reactivación económica que requiere el país, pero lo que se haga debe tener un gran orden, porque si no va a generar un gran caos, ya que “va a haber una actividad comercial formal y una gran cantidad de actividades informales y entonces van a chocar los que pagan todo, contra los que no pagan nada, o pagan solo una patente ambulante que está en dos mil colones”.

 

Gonzalo Morales tiene más de tres décadas de vender sus artículos en el cantón.

 

Foto de archivo con fines ilustrativos

Muchos productores coronadeños sacan su mercancía los fines de semana, cuando hay mayor visitación de turistas en la zona alta. ¿Cómo quedarán ahora ellos con el nuevo reglamento? La idea, dicen, es ayudarles a su actividad.

 

Los vendedores de lotería están a cargo de la Junta de Protección Social.

 

Vendedores y comerciantes

 

Con respecto a los vendedores, formales e informales, cada quien defiende lo suyo, aunque hay conciencia de la difícil situación económica del país.

Juan Mora, verdulero, opina que la mayoría de municipalidades han luchado por quitar las ventas ambulantes y que nuestras aceras no permiten poner quioscos o cualquier tipo de ventas estacionarias, aparte de la situación sanitaria que no la pueden garantizar. “Yo lo veo como un absurdo y no estoy de acuerdo. He estado hablando con varios comerciantes y vamos a presentarnos porque eso no puede ser, no es que esté en contra porque la gente tiene que comer, pero esta no es la forma, porque nosotros pagamos un montón de cosas: luz, patente, agua, cargas sociales, póliza, etc.”  Agregó que se establezca una venta delante de un negocio, vendiendo lo mismo, por ejemplo, una venta de verduras en la acera frente a una verdulería, es competencia desleal porque son diferentes las condiciones.

Mora dijo estar de acuerdo sobre las ventas en la Zona Alta, porque es algo que ellos producen. No obstante, dijo que las verdulerías ya de por sí tienen mucha competencia, porque “nosotros tenemos ferias del agricultor desde el viernes, el sábado medio día y el domingo, y eso es muy duro, y nosotros apenas haciendo para los gastos porque la situación del país está muy difícil”, mientras que las ventas ambulantes y estacionarias generalmente son surtidas por gente que viene de afuera; intermediarios que son quienes se llevan la ganancia.

Por su parte, Gonzalo Morales Morales, quien se ubica por la zona de la terminal de buses, específicamente en el frente del restaurante chino, dice que tiene 35 años de dedicarse a ventas, primero caminando y luego se estacionó en ese lugar.

“En realidad no somos muchos los que estamos desde siempre por acá, eso sí vienen bastantes de afuera, incluso yo durante un tiempo pagué patente, pero la Municipalidad no volvió a cobrarla”. Gonzalo, de 73 años de edad, dijo que estaría de acuerdo con un reglamento mientras respeten a las personas que como él, son adultas mayores o discapacitadas y necesitan sobrevivir. “Yo pago un apartamento de 80 mil colones y vivo solo; aparte de eso las ventas están durísimas por la situación económica”.

Por otra parte, al parecer la venta de lotería no entra en esto porque se trata de personas que por lo general tienen muchos años de practicar esta labor, regulada por la Junta de Protección Social, aunque en la Municipalidad se habla de ponerle la vista a ciertos puestos que han surgido de loterías ilegales, que los hay por todo el cantón.

Lo cierto es que una vez que el alcalde presente sus observaciones o en su defecto otra propuesta a la de Gutiérrez, será el Concejo Municipal el que apruebe o no implementarla para nuestro cantón.

 

¿Qué dice la ley?

 La Ley 6587, de julio de 1981, que fue vetada por el presidente de aquella época, Luis Alberto Monge, pero resellada luego por la Asamblea Legislativa, dicta en el artículo 1: “Las municipalidades otorgarán patentes, para ventas ambulantes y estacionarias en las vías públicas. Cada municipalidad deberá elaborar un reglamento para el funcionamiento de esa actividad en su jurisdicción. En tales reglamentos, las municipalidades no podrán establecer zonas prohibidas, en lugares que sean comerciales”. Detalla además que en el otorgamiento de las patentes, la municipalidad deberá dar preferencia a personas minusválidas que ya hubiesen desempeñado esa actividad; asimismo, tendrán preferencia aquellas personas -no minusválidas- que, con anterioridad, hubieran trabajado en tal actividad”, y que esto deberá estar precedido de un estudio social, que indicará la conveniencia de autorizar el ejercicio de esta actividad.

En la Municipalidad de Coronado se elaboró un reglamento en el 2001, que dejaba claro en su artículo número 3 que para “realizar el comercio en forma ambulante o estacionaria dentro del cantón de Vázquez de Coronado, se debe contar con la respectiva licencia extendida previamente por la Municipalidad”. En teoría, ese reglamento todavía estaría vigente pero no se está aplicando, ya que requiere de una revisión, que se le está haciendo, para adecuarlo a la realidad y necesidades del cantón y sus habitantes.

Read 406 times
Rate this item
(0 votes)

Toyopan

Isidreño

uned 2022

Categorias

Calendario

« August 2022 »
Mon Tue Wed Thu Fri Sat Sun
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

Nosotros

Siguenos en:

Siguenos en nuestras redes sociales

FacebookTwitterYoutube